Iglesia

Cupos ilimitados

Pascua. Más allá de las condiciones sanitarias estamos todos invitados a celebrar la muerte y resurrección de Jesús.

Dios no pone pausa

Pascua. La ayuda solidaria y las celebraciones virtuales se han multiplicado en tiempos de aislamiento, pero ¿qué más podemos ofrecer como Iglesia?

Educar, un acto de esperanza

Pacto educativo global. El contexto en que vivimos ya era de emergencia educativa; la pandemia hizo aún más apremiante el llamado de Francisco.

“Las obras son la forma de hacerle sentir a la gente que entendemos su dolor”

Entrevista con Ángel Rossi. Sacerdote jesuita, comunicador y promotor de la fundación Manos Abiertas, que asiste a personas en situación de calle, huérfanos y enfermos.

“No había lugar para ellos en la posada…”

Celebrar la Navidad. Dios se hace humanidad en nuestra fragilidad: desde el pesebre no existen para nosotros vidas descartables.

Una persona esencial

13 de noviembre: Artémides Zatti. En un año marcado por la atención a la salud y a los más sufrientes, pistas para conocer la vida del enfermero santo a través de su cortometraje.

Confiar para creer, creer para confiar

Nota de tapa. La pandemia y el aislamiento han profundizado una actitud de desconfianza. Pero no podemos vivir desconfiando de todos y de todo.

Hambre a la mañana, a la tarde y a la noche

Misiones Salesianas. En Uganda, miles de niños y niñas refugiados viven sin escuela, sin atención médica y con malnutrición, pero los salesianos no los van a dejar solos.

¿Una explicación? La compasión

¿Es cierto que no tenemos esperanza? Frente a la muerte y el dolor, lo que transforma no es nuestra teoría, sino pararnos del lado del que sufre.

Un pibe feliz

Un pibe feliz. Carlo Acutis, un chico de quince años que hizo de internet el camino para dar a conocer a Jesús..

Desde Valdocco al mundo entero

El mensaje de Don Ángel. El 3 de octubre se inauguró al público el Museo Casa Don Bosco, el lugar donde nació la Congregación Salesiana.

Solo “Víctor”…

Adicciones Desde los diez años lo utilizaron de ‘mula’ los ‘mercaderes’ del barrio. ¿Qué le quedaba a Víctor? Su escuela.