Pocho de Ludueña, una vida con sentido

Compartir

Diciembre de 2001. Crisis final del gobierno de Fernando de la Rúa. En Rosario, en medio de los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, un policía baja de su auto, apunta y dispara hacia un grupo de personas que están en el techo de una escuela. Esa bala impacta en Claudio Lepratti, “Pocho”, quien los había increpado diciéndoles: “bajen las armas, que aquí sólo hay pibes comiendo”.

Pocho es asesinado. Y su muerte hace aflorar su acción, desde la conmoción de sentir que quién está con nosotros recorriendo nuestros caminos, siendo presencia de Dios, ya no va a estar más.

Claudio dio su vida no cuando lo mataron, sino cuando tomó decisiones que lo hicieron vivir, a él y a los otros. Cuando consagró su vida, hacia sí mismo y hacia los demás, dándole así un sentido a su vida.

Pocho de Ludueña (2011) quiere presentar algo de quién era Pocho, de lo que hizo, cómo y por qué lo hizo, y alentarnos a que sigan surgiendo otros “Pochos”, ya que “Pocho vive cuando existe gente que piense y haga cosas por los demás”.

Encontrá material auxiliar para trabajar sobre este video:

Audiovisual realizado por el Boletín Salesiano de Argentina y la Procura Misionera Nacional a partir de una idea del Equipo Nacional de Comunicación Social para la Obra de Don Bosco en Argentina.

Duración: 28 minutos.

Subtítulos disponibles en español.

Se permite su reproducción para uso privado o doméstico citando la fuente.

© 2011 INSTITUCIÓN SALESIANA. OBRA DE DON BOSCO EN ARGENTINA. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. INDUSTRIA ARGENTINA

Noticias Relacionadas

Con dulzura salesiana

Entrevista a Carlos Martinic. Exalumno, animador y educador salesiano, ganador de Bake Off Argentina.

América: entre el sueño y la realidad

Misiones salesianas. El 14 de diciembre se cumple un nuevo aniversario de la llegada de los salesianos a América: tierra de sueños, desafíos y oportunidades.

Una “paloma blanca” y una casa con memoria

Julieta Lanteri. Hace ciento diez años se emitía el primer voto femenino de Sudamérica... en el atrio de la parroquia salesiana San Juan Evangelista, de La Boca.

Casa, que sostiene y sana

Adicciones. Una joven, “Chio”, nos comparte el camino que la llevó a ponerse de pie, a conectarse nuevamente con la “vitalidad”.