Quiero más

Compartir

Quiero más

Estoy cansado de la oscuridad,
que digas qué está bien y qué está mal,
darle vueltas a la culpa no va más.
El viaje es uno y puede terminar,
es esta noche que no vuelve más,
vamos a cruzar la puerta sin pensar.

Desde el miedo nunca llegarás
a vivir tu esencia en libertad.

Ya no me importan las palabras
de los que tiran para atrás,
esta canción va hacia adelante, quiero más.
Aunque los vientos soplen fuerte,
aunque el camino cueste más,
aunque la ruta sea más larga, quiero más.

Si te inventaste la dificultad,
si postergaste tu tranquilidad,
no te caigas, todo pasa y vuelve más.
Ya caminaste algunos años así,
y todavía no comenzaste a vivir,
¿quién serás cuando el camino llegue al fin?

Desde el miedo nunca te verás,
cara a cara frente a la verdad.
Ya no me importan las palabras,
de los que tiran para atrás,
esta canción va hacia adelante, quiero más.

Aunque los vientos soplen fuerte,
aunque el camino cueste más,
aunque la ruta sea más larga, quiero más.

Ya no me importan las caretas,
de esta aburrida sociedad,
voy a empezar un juego nuevo, quiero más,
voy a empezar todo de nuevo, quiero más,
vuelve a girar, a dar de nuevo, quiero más.

Autor: Ahyre

Álbum: Quiero más (2019)

 

En varias oportunidades se suele escuchar que los jóvenes son el futuro y deben formarse para “ese tiempo” que nunca llega. También están quienes, desde un prejuicio, consideran que los adolescentes son personas que no saben a qué dedicar su tiempo. El resultado: una juventud que no se siente escuchada, que no sabe dónde encontrar respuestas a sus problemas y que nadie comprende.

Esta canción del grupo folclórico Ahyre —nuevo proyecto de algunos integrantes de Los Huayra— quiere poner palabras a las búsquedas y preocupaciones que muchos jóvenes sienten en su vida. La letra invita a ir para adelante y a querer siempre un poco más. 

Algunas frases que invitan a la reflexión: 

“Desde el miedo nunca llegarás a vivir tu esencia en libertad”. Cada uno tiene algo para ofrecer a los demás, y como nadie es igual al otro, ahí encontramos la riqueza de la diversidad. Sin embargo, por el miedo a ir en contra de los estereotipos, muchos pierden la alegría de la libertad y la posibilidad de crecer. Somos llamados al mundo para compartir nuestros dones, y “las palabras de los que tiran para atrás” no deben importarnos. Quedáte con quien te anime a crecer y te acompañe a vivir auténticamente. 

“¿Quién serás cuando el camino llegue al fin?”. Hace poco tiempo el papa Francisco invitaba a todos los jóvenes a no darse por vencidos y a no enterrar la vocación y los sueños propios por faltas de fe. Esta pregunta es motivo de impaciencias y ansiedades que no permiten que cada uno pueda escuchar su voz interior, donde realmente reside la plenitud de la propia vocación para el mundo. 

“Quiero más”. Todos los días buscamos superarnos. Querer más no siempre es ambición, es mantenernos en movimiento sabiendo que tenemos fuerzas para seguir creciendo. Querer más nos invita a entrar en un discernimiento que potencia nuestra libertad y nos permite dar luz a lo que realmente somos, eso que nos hace inéditos. Tal vez seamos incomprendidos, pero saber quiénes somos es el regalo más lindo que podemos disfrutar.   

Pistas para la reflexión:

  • ¿Cuáles son esos miedos a los que te enfrentás y que no te dejan avanzar?
  • ¿Cuáles son las certezas que tiene tu proyecto de vida?
  • ¿Compartís tus “búsquedas” con alguien más? Animáte a encontrar un acompañante con quien poder confrontar tu vida para potenciar tu libertad.

Por Otto Kalenberg, sdb okalenberg@donbosco.org.ar

BOLETÍN SALESIANO  ABRIL 2020

Noticias Relacionadas

Dejar de patear para afuera

El poder de la música . La canción de Lisandro Aristimuño y Wos que denuncia los problemas sociales.

A la vista de todos

Educación sexual. La comunicación con los jóvenes como base fundamental.

“Yo te lo mando, pero no lo compartas…”

Un tipo de violencia silenciosa Cómo acompañar y prevenir la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento.

Sin fronteras para la generosidad

El mensaje del Rector Mayor. Veinticinco misioneros salesianos partirán a diferentes lugares del mundo para continuar la profecía de Don Bosco.