“Ser santos es nuestra meta”

Compartir

Más de quinientos jóvenes se dieron cita en Viedma para conocer, celebrar y agradecer por la vida y la santidad de Artémides Zatti.

Por Juan Jose Chiappetti y Ezequiel Herrero
redaccion@boletinsalesiano.com.ar

Recorrer las calles con su bicicleta, visitar vecinos enfermos, salir al encuentro de quienes más lo necesitaban o lo estaban esperando fueron algunas de las tantas actividades que los vecinos de Viedma recuerdan de Don Zatti. Para él su profesión como enfermero y salesiano iba mucho más allá del hospital San José donde solía trabajar.

Intentando seguir su espíritu y conocer más sobre su vida y obra, más de quinientos jóvenes de diferentes obras salesianas de Argentina Sur y unos trescientos cincuenta peregrinos llegados de distintos lugares del Valle de Rio Negro se reunieron el fin de semana del 29 y 30 de octubre en Viedma para celebrar la santidad de Don Zatti.

Las diferentes delegaciones comenzaron a arribar a la ciudad patagónica el sábado por la mañana, día que se presentó ventoso. Los festejos comenzaron con una recorrida por los lugares que Artémides Zatti frecuentó en su vida: el lugar donde se asentaba el hospital, el patio salesiano de la Manzana Histórica, la sede del Banco Nación, el Círculo Católico de Obreros y la actual parroquia Don Bosco.

Ese mismo día por la tarde, los juegos en el patio del colegio salesiano sirvieron de anticipo para un espacio de reflexión que fue animado por los salesianos Agustín Camiletti —delegado de la Pastoral Juvenil de Argentina Sur— y Emiliano Velasco —integrantes del equipo de Primeros Auxilios para Animadores Salesianos—. Además contó con la presencia del obispo de Viedma, Esteban Laxague y del padre Darío Perera, inspector de Argentina Sur.

Allí se invitó a los jóvenes presentes a reflexionar: “¿En qué consistiría imitar a Don Zatti hoy?”.  “Ser una persona que viva todos los días pensando en ayudar al otro”. “Llevar a cabo la entrega desde el trabajo, desde el estudio, en lo de todos los días…  ”. “Hacernos cargo del otro porque en él o en ella vemos a Jesus. Y eso a veces es dejar nuestra voluntad y gustos a merced de lo que Dios quiere.” “Entender que nadie está lejos de uno”. Esas fueron algunas de las respuestas que los chicos y las chicas fueron compartiendo.

Antes de finalizar, el salesiano Emiliano Velasco compartió una breve reflexión con los presentes donde recordó que “los santos son hombres y mujeres que se animaron a ser originales para hacer el bien, y que por eso no se trata solo de un milagro, sino que en toda su vida quisieron hacer algo nuevo… Zatti se animó a eso y se dejó guiar por Dios en esa experiencia. Al igual que Don Bosco, se dejaron llevar por el Espíritu para hacer el bien por los demás”.

“Vivir lo más parecido a Jesús”

El domingo, el día amaneció frío y la lluvia dijo presente, sin embargo no evitó que jóvenes y peregrinos participaran de la Eucaristía que se realizó en el Parque Ferreira y de la posterior peregrinación con los restos de Zatti por la costanera hasta la parroquia salesiana.

La celebración fue presidida por el obispo local, Esteban Laxague, y concelebrada por el arzobispo de Bahía Blanca, Carlos Aspiroz Costa y los obispos Juan Carlos Romanín, y Pedro María Laxague; además de un nutrido grupo de sacerdotes salesianos y diocesanos.

Gracias a la transmisión en vivo y en directo de Canal 10 de Rio Negro, cerca de dos mil personas pudieron seguir la celebración que contó con la presencia entre otros del vicegobernador de Rio Negro, Alejandro Pamieri, el intendente de Viedma, Pedro Pessati, y el intendente de Carmen de Patagones, José Luis Zara. 

Durante la celebración principal, el obispo Laxague recordó que “para Zatti lo más importante no era la salud, sino vivir lo más parecido a Jesús. En ese sentido, también explicó que el Evangelio es la mejor receta para hacer el bien, y eso es lo que hizo este humilde enfermero salesiano: seguir la receta del Evangelio, como un camino, no como una meta. Además durante la homilía recordó que para Zatti lo mejor que le podía pasar era parecerse a Dios y por eso se animó, como niño, como joven, a buscar algo nuevo. En ese sentido el obispo Laxague invitó a los presentes a no dejar de ser niños y jóvenes que se animan a buscar siempre algo nuevo. Y para concluir se dirigió a todos los presentes deseando tener un pueblo animado, que se renueva siempre y que viva en alegría. “Esa es la propuesta del Evangelio, esa es la propuesta de la santidad”, concluyó.

En primera persona

“Una va recorriendo y comprometiéndose en distintas acciones de la obra salesiana, pero lo importante es ir dando pasos. Zatti en su vida fue dando pasos comprometiéndose cada día un poco más. Y nosotros también podemos, tenemos que preguntarnos, ¿qué puedo hacer por el otro, más allá de lo que ya hago? ¿Qué puedo hacer por los pibes que más necesitan, además del merendero? Hay que preguntarnos eso tranquilos, entendiendo que todo es inspiración de Dios.”
(Ivonne Iralde,ex directora de la Obra salesiana de Rawson)


“Me gusta algo, soy bueno en eso y se lo ofrezco a los que lo pueden necesitar, esa es la novedad de Zatti. Por ahí hay algo nuevo que se está gestando en vos o en tu comunidad y puede ser que sea de Dios”.
(Emiliano Velasco, salesiano sacerdote).


“El año pasado fue el primer contacto en mi vida que tuve con lo religioso. Este año me animé a una experiencia de voluntariado de dos semanas en Villa Regina. Estuvo muy bueno pero de regreso nos dimos cuenta que el tema no es estar de paso. Por eso decidimos seguir y abrir un oratorio en Bahía Blanca”.
(Ana Cappello, estudiante de psicología de la Universidad Salesiana)

Noticias Relacionadas

Don Zatti, santo

Artémides Zatti es santo. Regalo para el Pueblo de Dios que sufre, cree y confía.

Zatti no es importante

Tras la canonización de Zatti. La celebración del 9 de octubre como el punto de partida para conocerlo, y que no debemos dejar desaparecer.

Don Zatti, la aventura de sanar

Zatti, la aventura de sanar. La canción creada por los hermanos Stefan Crescia e Isaac Aguilera tras la canonización de Artémides Zatti.

¡Gracias totales!

Tiempo de agradecimiento. En el despertar de emociones que genera terminar un año, reflexionamos en la importancia de ser agradecidos.