Ser grande desde chico

Compartir

La piel de la memoria (2002)
Jordi Sierra I Fabra

Por Nadia Rocha
nadiarocha86@gmail.com

“Cada una de las partes de esta historia está sucediendo ahora mismo”: así comienza el libro La piel de la memoria, del reconocido escritor catalan Jordi Sierra I Fabra. ¿Qué es lo que sucede? ¿A quién le sucede? ¿Dónde sucede? ¿Por qué sucede? Varios interrogantes surgen de inmediato y casi obligan a continuar con la lectura.

El libro relata la historia de Kalil Mtube, un niño de once años que crece de golpe. El drama de la esclavitud, la soledad, la desigualdad social, la corrupción y la pérdida de la infancia se narran con cuidado, con respeto y con una conciencia que provocan en el lector una mezcla de sentimientos y sensaciones. Pero también hay lugar para la amistad, el amor, el respeto, la solidaridad y la libertad que se palpan y se sienten en las voces y en las acciones de aquellos niños y niñas que tuvieron que enfrentarse a realidades dispares e ingratas para poder sobrevivir.  

La piel de la memoria nos grafica una realidad tan diferente como cercana. El protagonista narra desde la venta de su padre a un traficante hasta los intentos fallidos de escape; desde su soledad hasta sus relaciones de amistad con los que crecieron de forma abrupta como él; desde el descubrimiento del amor hasta la reivindicación de la libertad; desde ser un pequeño hasta convertirse en un hombre sencillo, reservado, con una mirada reconfortante y un espíritu crítico.  

La novela, que presenta un formato variado e interesante, comienza con una carta de presentación, donde el autor argumenta el motivo por el que decidió comenzar a relatarla: “Mi única intención ha sido mostrar a través de los ojos de un niño que no sabe nada, porque nadie le ha enseñado (…) esta novela es la voz transparente de uno de los tantos protagonistas del horror humano”.

Algunos años después, el mismo Jordi Sierra I Fabra, en una entrevista, reconoció que si bien Kalil es un personaje inventado, “está basado en muchos niños y niñas que he conocido por todo el mundo y que, como él, soportan la dureza de vidas extremas”.

A lo largo de los siete capítulos, en voz de Kalil, comprendemos el camino que tomó, los aciertos y equivocaciones de un niño que descubre que aquellos que llegaron para ayudarlo solo le brindaron miedo, violencia, soledad y desamparo. Pero que a pesar de las desavenencias, nunca dejó de tener esperanza de un futuro mejor.

BOLETIN SALESIANO – NOVIEMBRE 2020

Noticias Relacionadas

Que no sean invisibles

Cafarnaúm. La tragedia social que viven tantos refugiados que buscan mejores condiciones de vida en una parte del mundo donde este drama se acrecienta.

¿Soy? Casi feliz

Casi feliz, de Miranda. ¿Podemos ser un sentimiento? ¿Puedo vivir constantemente en un mismo estado de ánimo?

Líneas que separan, horizontes compartidos

Playlist. Emepecuatro. La delgada línea amarilla Una historia sobre el trabajo, la amistad y la diversidad

Toda mi vida está en Vos

La contraseña, de Alejandro Fernández. Hay alguien que sabe todas las maneras de ingresar a nuestro corazón, que me refresca el código cuando estoy un poco perdido, un poco descuidada.