“¿Nos conocemos?”

Compartir

El grooming es el acoso sexual que sufren niños, niñas y adolescentes a través de Internet. Educación, comunicación y acompañamiento son herramientas clave para hacer frente a este delito.

Por Santiago Duque de Arce
san.duquedearce@gmail.com

Es probable que muchas personas pensemos que el lugar más seguro para niños, niñas y adolescentes sea su propia casa. Sin embargo, el acceso constante a plataformas digitales que nos ofrece el tiempo actual habilita el encuentro de los chicos y chicas con personas desconocidas, aún en la intimidad de su habitación, lo que inevitablemente rompe con esa ilusión de seguridad.

Quienes están en contacto con niños y adolescentes saben que la mayoría pasa mucho tiempo en los medios digitales: allí juegan, se relacionan con sus amistades, estudian, investigan y participan también de la vida pública. Y es muy probable que esta tendencia se haya incrementado durante los meses de aislamiento social. Pero no se debe desconocer que la hiperconectividad eleva la vulnerabilidad, especialmente sin la presencia de los adultos.

Conocer para denunciar

A principios de noviembre en nuestro país se convirtió en ley el Programa Nacional de Prevención y Concientización del Grooming o Ciberacoso contra Niñas, Niños y Adolescentes

El grooming es la acción deliberada de un adulto para acosar sexualmente a un niño, niña o adolescente mediante el uso de Internet. Es cometido por un adulto que, con fines sexuales —pautar un encuentro personal para concretar el abuso con contacto físico, lograr la captación con fines de explotación, obtener material audiovisual para la comercialización en redes de pornografía—, suele generar un perfil falso en una red social, una sala de chat o un juego online haciéndose pasar por un chico o una chica.

Se trata de un proceso en el que se produce un vínculo de confianza entre la víctima y el acosador. Éste intenta aislar poco a poco al menor, y lo consigue alejándolo de su red de apoyo y generando un ambiente de secretismo e intimidad.


Argentina cibersegura es una organización sin fines de lucro que lleva varios años trabajando en la concientización de esta problemática. Sebastián Bortnik, orador en esta charla TEDx, es uno de sus fundadores: “Hay padres que me dicen que no les interesa Internet o las redes sociales. Yo les respondo: ‘¿te interesan tus hijos?’”:


La ley sin duda se trata de un paso importante en la lucha contra este delito, pero no se puede pensar que con su sanción será suficiente. Es igual de importante reconocer y generar conciencia sobre este flagelo. ¿Quién puede denunciar algo que no conoce? Es cierto que los niños y jóvenes poseen destrezas y habilidades en el uso de las nuevas tecnologías, pero también es cierto que a veces pueden carecer de la percepción del riesgo.

Familias, escuelas, grupos juveniles, oratorios, clubes: todos tienen que tender a evitar que nuestros niños y niñas sean huérfanos digitales.

En este sentido, hay que dejar en claro que el grooming nunca es ni será culpa de chicos y chicas. Por el contrario, se trata de un engaño lento y sin consentimiento que sufre el niño o niña, quien no cuenta con las herramientas adecuadas para defenderse. Como afirma Hernán Navarro, presidente de la asociación Grooming Argentina: “Hay cazadores cazando en zoológicos”.

Hablar para prevenir

Pensar el grooming desde el carisma salesiano, más que una invitación es un compromiso. El método es uno cotidiano y bien conocido: la prevención. Hablar es prevenir. Familias, escuelas, grupos juveniles, oratorios, clubes… todos tienen que tender a evitar que nuestros niños y niñas sean huérfanos digitales.

Ser conscientes y capacitarse no es lo mismo que entrar en pánico. Un mundo en donde niñas, niños y adolescentes puedan participar de forma segura en Internet es posible.

La educación con mirada positiva y propositiva es el camino, y la responsabilidad es de las y los adultos. Por un lado, es necesario promover un uso responsable de las tecnologías para prevenir y evitar que niñas y niños se conviertan en víctimas de un delito. Y por otra parte, es necesario construir juntos herramientas fortaleciendo la educación afectivo-sexual.

La comunicación, la educación y el acompañamiento son las herramientas más eficaces, tanto para prevenir la violencia, como para no perpetuar sus consecuencias a largo plazo. Pero es fundamental evitar la generación de un mensaje contradictorio: por un lado, se exige a empresas y gobiernos mejorar la accesibilidad y conectividad en los ámbitos donde transcurre la vida cotidiana, pero luego se “asusta” a quienes hacen uso de ellas. Ser conscientes y capacitarse no es lo mismo que entrar en pánico. Un mundo en donde niñas, niños y adolescentes puedan participar de forma segura en Internet es posible. La principal herramienta de prevención es el diálogo, y el compromiso es de todos.

Para saber más:

• La línea 137 es gratuita, funciona las 24 horas todos los días del año y brinda atención, contención e información para tratar y denunciar este tipo de delitos.

• Entre el 20 de marzo y el 31 de octubre del 2020, durante el aislamiento, las consultas al #137 en relación con el delito de grooming aumentaron un 133% respecto al mismo período del año 2019. 

• GAPP es una aplicación para celulares desarrollada por la organización Grooming Argentina que permite denunciar rápidamente acosos sexuales a través de las redes: conocé más aquí.

• Encontrá más información sobre cómo detectar y actuar ante el groominghttps://www.argentina.gob.ar/grooming

BOLETÍN SALESIANO – DICIEMBRE 2020

“¿Nos conocemos?”

Compartir

El grooming es el acoso sexual que sufren niños, niñas y adolescentes a través de Internet. Educación, comunicación y acompañamiento son herramientas clave para hacer frente a este delito.

Por Santiago Duque de Arce
san.duquedearce@gmail.com

Es probable que muchas personas pensemos que el lugar más seguro para niños, niñas y adolescentes sea su propia casa. Sin embargo, el acceso constante a plataformas digitales que nos ofrece el tiempo actual habilita el encuentro de los chicos y chicas con personas desconocidas, aún en la intimidad de su habitación, lo que inevitablemente rompe con esa ilusión de seguridad.

Quienes están en contacto con niños y adolescentes saben que la mayoría pasa mucho tiempo en los medios digitales: allí juegan, se relacionan con sus amistades, estudian, investigan y participan también de la vida pública. Y es muy probable que esta tendencia se haya incrementado durante los meses de aislamiento social. Pero no se debe desconocer que la hiperconectividad eleva la vulnerabilidad, especialmente sin la presencia de los adultos.

Conocer para denunciar

A principios de noviembre en nuestro país se convirtió en ley el Programa Nacional de Prevención y Concientización del Grooming o Ciberacoso contra Niñas, Niños y Adolescentes

El grooming es la acción deliberada de un adulto para acosar sexualmente a un niño, niña o adolescente mediante el uso de Internet. Es cometido por un adulto que, con fines sexuales —pautar un encuentro personal para concretar el abuso con contacto físico, lograr la captación con fines de explotación, obtener material audiovisual para la comercialización en redes de pornografía—, suele generar un perfil falso en una red social, una sala de chat o un juego online haciéndose pasar por un chico o una chica.

Se trata de un proceso en el que se produce un vínculo de confianza entre la víctima y el acosador. Éste intenta aislar poco a poco al menor, y lo consigue alejándolo de su red de apoyo y generando un ambiente de secretismo e intimidad.


Argentina cibersegura es una organización sin fines de lucro que lleva varios años trabajando en la concientización de esta problemática. Sebastián Bortnik, orador en esta charla TEDx, es uno de sus fundadores: “Hay padres que me dicen que no les interesa Internet o las redes sociales. Yo les respondo: ‘¿te interesan tus hijos?’”:


La ley sin duda se trata de un paso importante en la lucha contra este delito, pero no se puede pensar que con su sanción será suficiente. Es igual de importante reconocer y generar conciencia sobre este flagelo. ¿Quién puede denunciar algo que no conoce? Es cierto que los niños y jóvenes poseen destrezas y habilidades en el uso de las nuevas tecnologías, pero también es cierto que a veces pueden carecer de la percepción del riesgo.

Familias, escuelas, grupos juveniles, oratorios, clubes: todos tienen que tender a evitar que nuestros niños y niñas sean huérfanos digitales.

En este sentido, hay que dejar en claro que el grooming nunca es ni será culpa de chicos y chicas. Por el contrario, se trata de un engaño lento y sin consentimiento que sufre el niño o niña, quien no cuenta con las herramientas adecuadas para defenderse. Como afirma Hernán Navarro, presidente de la asociación Grooming Argentina: “Hay cazadores cazando en zoológicos”.

Hablar para prevenir

Pensar el grooming desde el carisma salesiano, más que una invitación es un compromiso. El método es uno cotidiano y bien conocido: la prevención. Hablar es prevenir. Familias, escuelas, grupos juveniles, oratorios, clubes… todos tienen que tender a evitar que nuestros niños y niñas sean huérfanos digitales.

Ser conscientes y capacitarse no es lo mismo que entrar en pánico. Un mundo en donde niñas, niños y adolescentes puedan participar de forma segura en Internet es posible.

La educación con mirada positiva y propositiva es el camino, y la responsabilidad es de las y los adultos. Por un lado, es necesario promover un uso responsable de las tecnologías para prevenir y evitar que niñas y niños se conviertan en víctimas de un delito. Y por otra parte, es necesario construir juntos herramientas fortaleciendo la educación afectivo-sexual.

La comunicación, la educación y el acompañamiento son las herramientas más eficaces, tanto para prevenir la violencia, como para no perpetuar sus consecuencias a largo plazo. Pero es fundamental evitar la generación de un mensaje contradictorio: por un lado, se exige a empresas y gobiernos mejorar la accesibilidad y conectividad en los ámbitos donde transcurre la vida cotidiana, pero luego se “asusta” a quienes hacen uso de ellas. Ser conscientes y capacitarse no es lo mismo que entrar en pánico. Un mundo en donde niñas, niños y adolescentes puedan participar de forma segura en Internet es posible. La principal herramienta de prevención es el diálogo, y el compromiso es de todos.

Para saber más:

• La línea 137 es gratuita, funciona las 24 horas todos los días del año y brinda atención, contención e información para tratar y denunciar este tipo de delitos.

• Entre el 20 de marzo y el 31 de octubre del 2020, durante el aislamiento, las consultas al #137 en relación con el delito de grooming aumentaron un 133% respecto al mismo período del año 2019. 

• GAPP es una aplicación para celulares desarrollada por la organización Grooming Argentina que permite denunciar rápidamente acosos sexuales a través de las redes: conocé más aquí.

• Encontrá más información sobre cómo detectar y actuar ante el groominghttps://www.argentina.gob.ar/grooming

BOLETÍN SALESIANO – DICIEMBRE 2020

Noticias Relacionadas

“Las obras son la forma de hacerle sentir a la gente que entendemos su dolor”

Entrevista con Ángel Rossi. Sacerdote jesuita, comunicador y promotor de la fundación Manos Abiertas, que asiste a personas en situación de calle, huérfanos y enfermos.

Corazón pesebre

Si lo humano no tiene lugar, Dios también se queda afuera. Dios llega en silencio, escondido en esas realidades con las que, muchas veces, nos resulta difícil tomar contacto.

¿Con qué nos quedamos?

Mirando el 2020. Las cosas que descubrimos, las que extrañamos, las que valoramos. Lo que queremos quedarnos y lo que no queremos llevarnos. Un recorrido desde la mirada del oratorio, que es casa, escuela, patio y parroquia.

Frustrarse con todas las letras

¿Qué hacemos con el enojo por lo que no fue? Hicimos de todo para estar a la altura de las circunstancias. Sin embargo, muchos terminamos el año con una gran sensación de frustración.