De a dos la pena se cae

0
945

Voy con vos

Mi vida me pesa y voy
al fondo sino me abrazo a vos.
Seguir yendo solo no da,
la vida se da en un encuentro.

Dame un mate y te doy
lo que guardo en el pecho,
porque de a dos la pena se cae.

Va, lento y se va, se va el dolor, si voy con vos.
Se va, lento y se va, se va el dolor, si voy con vos.

Otro día igual al de ayer,
y mi corazón que quiere latir fuerte.
Muchas veces me encuentro que estoy,
perdido y sin voz para cantarle al viento.

Y voy buscándome sin ser quien soy,
y sin saber qué hacer para hallarme.
Voy a intentarlo otra vez,
a descalzar mis pies para andarle (…)

Artista: Juan Mouriño y Juan José Lara

 

Una vida “solitaria” parece un fácil: manejarnos con nuestros parámetros sin discusiones, no preocuparnos por los demás y disponer libremente de nuestro tiempo. No es necesario acordarse de aniversarios, visitar amigos, preparar fiestas sorpresa o abrazar a un familiar lejano. Parece una propuesta atractiva y cómoda. Pero, afortunadamente, a algunos no nos basta: queremos una vida que nos llene el corazón.

Muchos sentimos que la vida, profunda y tomada en serio, se da en los encuentros con otros y otras. Y si bien a veces reconocemos vínculos que no son sanos para nosotros, vale la pena animarse a compartirnos como somos, a dejarnos mirar, a abrir el corazón hacia los demás.

A todos nos toca pasar por situaciones complejas y dolorosas. La vida a veces pesa y nos vamos para abajo. Caemos, giramos en círculos, vamos y venimos sin ser quien somos. En esos momentos toma fuerza la necesidad de “descalzarnos” frente a los otros, mostrarnos como somos, para encontrarnos nuevamente.

La canción nos propone pensar en aquellas personas que nos acompañan en dolores y en sonrisas, nos abrazan con ternura, nos miran y nos conocen. Reconocemos su amor aun estando lejos, sentimos que el dolor se va cuando compartimos la vida con ellas.

Estamos invitados a dar ese paso al frente, a confiar en lo que tienen para ofrecernos y en lo que podemos construir juntos. A través de esta unión se hace evidente la ternura de Dios en medio nuestro, y no nos cabe duda que, de a dos, la pena es la que se cae. • 

Para seguir reflexionando:

  • ¿Quiénes son esos “otros” que me salvan, que me acompañan?
  • ¿Cuánto cuido —o descuido— los vínculos que tengo?
  • ¿Qué vínculos tengo que revisar para sanar? ¿A cuáles quiero acompañar para hacerlos crecer y a cuáles necesito cortar para estar mejor?
  • ¿Ante qué situaciones tengo que “descalzarme” para encontrarme cuando me siento perdido?

Por Juan Francisco Cousido

BOLETÍN SALESIANO – MARZO 2019

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí