Cambio climático: una joven argentina disertará ante líderes mundiales

Compartir

Nasha Cuello Cuvelier, una argentina de solo 25 años de edad, será la voz de la juventud que se pronunciará para dar un mensaje a los líderes políticos en la Cumbre contra el Cambio Climático, que comenzará el próximo lunes. Ella es una de los dos embajadores de la Unesco ante los líderes del planeta que estarán reunidos en la capital francesa, y fue seleccionada entre 400 jóvenes que participaron del último foro de la juventud de ese organismo de las Naciones Unidas.

Nasha es egresada de la escuela pública y actualmente estudia Ciencias Ambientales en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. Además es miembro de una fundación donde trabaja en proyectos vinculados a la educación. Aunque el discurso que dará el 3 del mes próximo no está terminado, los lineamientos generales ya están definidos: apelará a la acción, la innovación y la participación de las nuevas generaciones en las decisiones que se tomen sobre la lucha contra el calentamiento global.

-¿Cómo te sentís antes de partir a París?

-Nerviosa, ansiosa, orgullosa, cansada, motivada…Tengo una expectativa máxima. Es que no sólo es mía, sino del grupo y de muchos más.

-¿Qué esperás de esta nueva convocatoria a los países?

-Lo que más esperamos es que los compromisos pasen a la acción. Es una fecha clave porque podemos ser la generación que realice el cambio para detener el aumento de la temperatura global por debajo de los dos grados.

-¿Cuál creés que es el papel de la juventud?

-Hay muchos puntos en los que el rol de la juventud es clave. Uno es el acercamiento a las zonas de conflicto, donde están las personas más afectadas por el cambio climático. Por ejemplo, cuando se producen grandes inundaciones muchas veces son los jóvenes los que llevan donaciones, los que se acercan al lugar y ayudan a las personas. También a la hora de proponer soluciones innovadoras, desde aplicaciones de celular hasta desarrollos de energías alternativas. Es fundamental el acercamiento a los problemas sociales mediante ideas innovadoras, sustentables, económicamente rentables y al mismo tiempo divertidas. Esto en la Argentina lo veo muy positivamente.

-¿Tenés el temor de que fracase esta nueva reunión, especialmente después de los atentados en París?

-Creo que no. Hay una gran expectativa mundial. Incluso el encuentro de la Unesco esta vez tuvo una metodología innovadora: la idea fue imaginar el futuro, el que predecís y el que querés. El escenario futuro era 2040. Lo más interesante fue que se mostraron proyectos concretos y nuevos. Teníamos que presentar un compromiso personal y uno global en cada comunidad

-¿Y el tuyo cuál fue?

-Seguir haciendo lo que hago con mi equipo. Trabajamos en educación; seguir escuchando voces de jóvenes, seguir transformando ideas en proyectos, generar espacios de aprendizaje y que los chicos puedan descubrir para qué son buenos. Lo más importante es hacerlo con una mirada innovadora y que se pueda desarrollar algo factible.

-¿De qué proyecto estás orgullosa?

Ecodebate joven es uno de nuestros proyectos más importantes. En él se les pide a estudiantes de escuelas secundarias que identifiquen una iniciativa dentro de su comunidad. Por ejemplo, «No seas basura» es una campaña que arman los chicos en la que asisten a grandes eventos y concientizan sobre la separación de residuos a partir de juegos. Es una manera de generar conciencia desde lo lúdico con jóvenes de la misma edad que transmiten el mensaje de par a par.

-¿El discurso que van a dar el 3 de diciembre está definido?

-Están los lineamientos generales que, además, se van a ver reflejados en un video que va a mostrar prácticas locales, biodiversidad y los desastres que provoca el cambio climático. Respecto de las palabras, tendrán que ver con la importancia de ser parte. Nosotros vamos a ser los líderes del mañana y vamos a recibir un mundo destruido; queremos ser parte del proceso que lo transforme en sustentable desde la innovación, la tecnología y el trabajo.

-¿Y de qué forma se puede conseguir?

-Somos una generación que sabe pensar globalmente y actuar localmente. Yo escucho la misma música que un chino. Logramos ese concepto de ser ciudadanos globales al mismo tiempo que tomo mate y uso alpargatas. Tenemos ese condimento que nos ayuda a entender que lo que haga China, lo que haga Estados Unidos o Chile nos afecta y, al mismo tiempo, conocés lo que pasa en el barrio, en el partido, o si estás en el campo, lo que sucede ahí.

-¿Va a haber alguna crítica a las políticas internacionales respecto del cambio climático?

Les diría a los líderes que aprendan de los jóvenes las maneras en las que logramos consensos. Lo que vimos en el foro es que logramos proyectos que pasan a la acción más fácil que lo que ellos lo logran. Y que no tenemos mucho tiempo, porque el planeta no va a esperar sus debates.

 

Fuente: www.lanacion.com.ar

Noticias Relacionadas

El sol siempre sale

Nota de tapa. Desde la obra de Don Bosco se abren oportunidades de educación y trabajo a partir del desarrollo de las energías renovables.

“Pensar la vuelta, pensar de vuelta”

Nuevo libro del salesiano Ariel Fresia. Límites y posibilidades de la escuela frente al cambio, en el contexto de la pandemia.

Lo urgente y lo importante

Elecciones 2021. Trabajo, protección social, medioambiente, salud, educación: las elecciones legislativas, una oportunidad para debatir algunos de los “grandes temas”.

“Septiembre siempre llega”

Los irrecuperables, disponible en Vimeo. El 16 de septiembre es el Día de los Derechos de los Estudiantes Secundarios: hacer memoria sobre nuestro pasado reciente.