Bienaventurados

Compartir

Para jugársela por Jesús

Somos catequistas y nos gustan los juegos de mesa. Entonces pensamos en hacer un juego de tablero sobre los apóstoles en el siglo I.Vimos que iba a ser muy complejo,y como queríamos usarlo en el aula, decidimos arrancar otro proyecto: un juego de cartas para abordar de forma entretenida los temas de la catequesis de iniciación. Incluimos los sacramentos, los mandamientos, los pecados, las virtudes y las obras de misericordia. Finalmente decidimos ponerle Bienaventurados: un juego que te invita a tomar decisiones con inteligencia y solidaridad que pueden llevarte a la santidad… ¡y a ganar!
El proceso de creación completo duró dos años. Para que un juego salga bien hay que probarlo mucho.Y en este caso se agregó una dificultad: además de ser divertido, debía ser educativo. Encontrar ese equilibrio no fue sencillo.
Una vez que recibimos las copias pusimos fecha para la presentación a finales de noviembre del año pasado.Es algo novedoso y gusta mucho. Lo que más nos sorprendió fue el potencial que tiene para la pastoral familiar. En un principio lo habíamos pensado para la parroquia, para el aula, como un recurso para los tiempos libres. Pero siempre entre jóvenes. Luego nos empezaron a escribir madres y padres de familia que estaban muy contentos porque lograban reunir a todos alrededor de una mesa para pasar un buen momento y, además, charlar sobre temas de fe.
Con la buena respuesta que obtuvimos nos entusiasmamos y arrancamos otros proyectos, todos enmarcados en Tëkun, un estudio de diseño de juegos educativos del que formamos parte con Federico Acién, Germán Cuesta y Nicolás Passarino; todos exalumnos y cooperadores salesianos. Para este proyecto también hubo un trabajo excelente de Celeste Barone, diseñadora gráfica, y de Carlos Julio Sánchez, ilustrador.
Los juegos son un gran aliado en la educación formal e informal: generan un clima de libertad, alegría y aprendizaje continuo; fomentan la creatividad y fortalecen los vínculos entre las personas.
Esperamos que Bienaventurados sea un aporte más a la hermosa tarea de la educación juvenil.
¡Y que vengan muchos juegos más!

* Franco Toffoli es salesiano cooperador, padre de familia y docente de la obra salesiana San José de Rosario, Santa Fe. Desde 2014 forma parte del Consejo de Dirección del Boletín Salesiano.

El juego Bienaventurados aborda los principales temas de la vida cristiana de forma dinámica y entretenida. Incluye varias modalidades de partida para adaptarse tanto a niños como a adolescentes y adultos. Consultá por envíos a todo el país: edbapedidos@donbosco.org.ar.

Ficha técnica(recuadro)
Edades: de 8 años en adelante
Tiempo de juego: 15-20 minutos
Cantidad de jugadores: de 3 a 5
Componentes del juego: 135 cartas, 1 reglamento, 1 librito con sugerencias educativas

Por Franco Toffoli * • redaccion@boletinsalesiano.com.ar
Boletín Salesiano, abril 2018

Noticias Relacionadas

No la dejemos afuera

Liturgia. Los jóvenes que participan de la vida de la Iglesia piden celebraciones vivas y bellas.

Una vida en Malvinas

La hermana María Ussher, Hija de María Auxiliadora “Stanley , miércoles 3 de junio de...

El ambiente se defiende

Don Bosco Green Alliance: una iniciativa mundial salesiana de la que todos podemos ser...

En memoria suya

A 500 años de la primera misa en territorio argentino   Jerusalén. Proximidades del año treinta...