Volver por un instante

Compartir

El Niño

Llora sin saber el niño
llora sin saber que canta
llora cantando las penas
que trae consigo en su alma.

Dueño de los corazones,
desde sus antepasados
defiende sus tradiciones
llevando al frente el legado.

Resiste el niño sentado
sin más armas en la mano
que los recuerdos cantados,
esos no son olvidados.

Resiste el niño sentado
cada noche de tormenta
siempre aferrado a los suyos
como raíz en su tierra.

Canta para volver por un instante,
retroceder, sentir el humo,
el camino, ese olor de madre,
tierra mojada y aire en la piel.

Artista: La Delio Valdez
Álbum: Sonido subtropical (2018)

Por Noelia Luna
snoelialuna@gmail.com

“La Delio Valdez” es una orquesta de cumbia formada en Argentina en 2009. Basada en los principios del cooperativismo y la autogestión, cuenta con quince artistas y desarrolla una propuesta que, si bien parte del clásico y popular ritmo latinoamericano, no deja de ser innovadora y atractiva. 

Sin dejar de lado la alegría característica de la cumbia y los sonidos tropicales, cantan a las experiencias de amor —y desamor— pero también nos ofrecen letras con gran contenido socio-político, empapadas de una identidad y un sonido originales.

En El Niño podría decirse que reflejan la realidad de la infancia genérica de las diversas e innumerables periferias, de territorio adentro: de las tristezas, de las resistencias y de las añoranzas que la atraviesan, pero también de las tradiciones y la herencia que se convierten en recuerdos cantados para quien se encuentra lejos de su tierra. 

Si nos predisponemos a dedicarle más atención y a sumergirnos en los sentimientos que transmiten, además podría interpretarse que nos comparten la historia de una persona que ya ha dejado hace tiempo la etapa de la niñez pero a la que continúa aferrada con añoranza, a la que canta para volver.

La infancia propia que atesoramos o la de quienes nos rodean, ¿tiene penas para llorar? Seguramente sí. Como pregunta, pero también como invitación: ¿Somos capaces de aferrarnos a los nuestros, como raíz? ¿Nos animamos a defender nuestro legado? ¿Animamos a otros a hacerlo? Si tuviéramos la posibilidad, ¿a qué volveríamos por un instante?

Quienes hemos tenido la oportunidad de transitar un patio salesiano, tenemos niños o niñas en la familia, son docentes o trabajan para y/o con las infancias, adolescencias y juventudes; sabemos de la importancia de esos primeros años y de la necesidad de problematizar y reflexionar sobre nuestra presencia que a veces suele ser adultocéntrica. Se trata de barajar y dar de nuevo en este desafío de la adultez que, en mi no tan humilde opinión, nunca debería dejar de interpelarse por las infancias.

BOLETÍN SALESIANO DE ARGENTINA – JULIO 2022

Noticias Relacionadas

Dejar de patear para afuera

El poder de la música . La canción de Lisandro Aristimuño y Wos que denuncia los problemas sociales.

Una carta también para vos

Largometraje documental. The Letter: Laudato Si Film (2022) invita a reflexionar sobre el cuidado del medio ambiente y la solidaridad entre personas de diferentes pueblos y religiones.

Siempre es hoy

Tiempo de florecer El regalo mas importante de Dios es nuestro regalo.

Cuando no soltás…

A veces necesitamos soltar... ¿Qué emoción, qué vínculo, qué tarea necesitás soltar hoy?