Una experiencia que da sus frutos

0
536

En la escuela municipal número 14, ubicada en un barrio periférico de la ciudad de Mar del Plata, funciona cada sábado el oratorio Ceferino Namuncurá.

Nació hace treinta y dos años por iniciativa de los salesianos cooperadores, y hoy sigue recibiendo a chicos y jóvenes que se acercan a compartir una tarde de juegos, merienda, catequesis y, en algunas oportunidades, paseos, convivencias y encuentros con chicos de otros oratorios. Tampoco faltan las “buenas tardes”, las misas ni los sacramentos que se celebran cada año con el acompañamiento de los salesianos de la casa y del párroco de la zona.

Muchos de los chicos que hoy asisten son hijos de los oratorianos de los primeros tiempos; y algunos de los actuales animadores, a los que llamamos cariñosamente “tíos”, comenzaron siendo destinatarios y ahora son ellos los que transmiten su experiencia de Don Bosco a los pibes del  oratorio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí