Una experiencia que da sus frutos

Compartir

En la escuela municipal número 14, ubicada en un barrio periférico de la ciudad de Mar del Plata, funciona cada sábado el oratorio Ceferino Namuncurá.

Nació hace treinta y dos años por iniciativa de los salesianos cooperadores, y hoy sigue recibiendo a chicos y jóvenes que se acercan a compartir una tarde de juegos, merienda, catequesis y, en algunas oportunidades, paseos, convivencias y encuentros con chicos de otros oratorios. Tampoco faltan las “buenas tardes”, las misas ni los sacramentos que se celebran cada año con el acompañamiento de los salesianos de la casa y del párroco de la zona.

Muchos de los chicos que hoy asisten son hijos de los oratorianos de los primeros tiempos; y algunos de los actuales animadores, a los que llamamos cariñosamente “tíos”, comenzaron siendo destinatarios y ahora son ellos los que transmiten su experiencia de Don Bosco a los pibes del  oratorio.

Noticias Relacionadas

No la dejemos afuera

Liturgia. Los jóvenes que participan de la vida de la Iglesia piden celebraciones vivas y bellas.

Una vida en Malvinas

La hermana María Ussher, Hija de María Auxiliadora “Stanley , miércoles 3 de junio de...

El ambiente se defiende

Don Bosco Green Alliance: una iniciativa mundial salesiana de la que todos podemos ser...

En memoria suya

A 500 años de la primera misa en territorio argentino   Jerusalén. Proximidades del año treinta...