Noticia comentada: Para que le educación sea prioridad

Compartir

Desde mediados de 2016, las escuelas de gestión privada de la provincia de Chaco vienen afrontando el atraso en las transferencias por parte del Estado de los aportes destinados a los sueldos y cargas sociales de los docentes.

Este año la situación se agravó, llegando en mayo a tener pendientes cinco meses de aportes para las cargas sociales y un mes de haberes, lo que significa sumas millonarias de deudas al sistema jubilatorio, a las aseguradoras de riesgo del trabajo y a las obras sociales.

Esta situación originó la reacción de los representantes legales de las escuelas, que luego de agotar todas las instancias de diálogo con las autoridades provinciales, organizaron junto a las comunidades educativas una marcha en apoyo a los establecimientos de gestión privada.

La tarde del 9 de agosto, en un ambiente de respeto y preocupación, más de cinco mil personas hicieron visible la problemática que afecta a más de cien colegios que reciben aportes estatales, y que pone en juego la subsistencia de los docentes y amenaza a miles de alumnos.

Luego de la marcha se retomó el diálogo con las autoridades para pensar alternativas de solución y un cronograma de pago de sueldos, con la promesa de llegar a fin de año cancelando los cuatro meses de aportes que se siguen adeudando. Esperamos que esta vez la palabra empeñada se cumpla y que la educación sea una prioridad para garantizar a los padres el derecho a elegir la educación de sus hijos de acuerdo a sus convicciones.

Antonio Pedone

BOLETÍN SALESIANO – NOVIEMBRE 2018

Noticias Relacionadas

No la dejemos afuera

Liturgia. Los jóvenes que participan de la vida de la Iglesia piden celebraciones vivas y bellas.

Una vida en Malvinas

La hermana María Ussher, Hija de María Auxiliadora “Stanley , miércoles 3 de junio de...

El ambiente se defiende

Don Bosco Green Alliance: una iniciativa mundial salesiana de la que todos podemos ser...

En memoria suya

A 500 años de la primera misa en territorio argentino   Jerusalén. Proximidades del año treinta...