Neurociencia y aprendizaje, claves para mejorar la educación

Compartir

Richard Elmore , especialista en educación y profesor de la Escuela de Educación de la Universidad de Harvard, en los últimos días brindó una conferencia en Buenos Aires, donde explicó la relación entre las neurociencias y el aprendizaje. Además destacó los beneficios que podría tener para los procesos de enseñanza – aprendizaje vincular a estos dos campos.
«En las escuelas tradicionales el diseño del aula se hace en base a lo que deciden los adultos, esta forma de enseñanza es como una caja negra donde todo está reglamentado, en donde si se realiza una acción inevitablemente tendrá una determinada consecuencia«. En este contexto «lo que sucede entre esa acción y esa consecuencia es un misterio, en donde el acto de enseñar a veces funciona y otras no».
Elmore, autor de varios libros sobre prácticas y reformas educativas en el aula, explicó que el cerebro «tiene tres funciones básicas: la memoria, la emoción y las funciones ejecutivas o control. Una experiencia afectiva determina a que sector del cerebro va y que es lo que evoca».
«El aprendizaje es algo excitante y emocionante pero si se lo siente como un castigo, se registra en la memoria de esa manera», dijo Elmore, y añadió: «La memoria no es algo tan importante ya que cuando aprendés a controlar los estímulos que ingresan junto con esa información la respuesta es mucho más eficiente».
El especialista explicó que el sistema que él propone «no coloca al alumno en situación de recordar, sino en hacer cosas y tomar decisiones para saber que conocimiento es pertinente o no».
Elmore además destacó que el trabajo en grupo en la docencia «desarrolla una eficacia colectiva tanto en la toma de decisiones como en la asunción de compromisos en la enseñanza de parte de los docentes como por los alumnos líderes».
La escuela tradicional, tal como la describe, «tiene su eje en el individualismo y le es muy difícil aceptar que las evaluaciones se hagan en equipo, ya que se suponía que iba a ser eficaz haciéndola en forma individual». Precisó además que muchas escuelas «están basadas en que los alumnos hagan ejercicio de la memoria de trabajo», que es la parte del cerebro que responde más inmediatamente cuando se requiere repetir una determinada información.
«Las escuelas fueron una construcción fundamental de la modernidad para dar un conocimiento más justo, la pregunta es como diseñamos un sistema educativo para una sociedad que presenta otras demandas», sostuvo.

Fuente: www.telam.com.ar

Noticias Relacionadas

Educar para la sustentabilidad

Medioambiente. "Tenemos una deuda intergeneracional con los más jóvenes", dice Carla Sabbatini, de la Universidad de San Andrés.

El sol siempre sale

Nota de tapa. Desde la obra de Don Bosco se abren oportunidades de educación y trabajo a partir del desarrollo de las energías renovables.

“Pensar la vuelta, pensar de vuelta”

Nuevo libro del salesiano Ariel Fresia. Límites y posibilidades de la escuela frente al cambio, en el contexto de la pandemia.

Una semilla que siembra futuro

Nueva Ley de Educación Ambiental. Es necesario profundizar la transición hacia un paradigma que reformule las prioridades de nuestro territorio y el ambiente.