Los orígenes de la Familia Salesiana

Compartir

¿Experiencia fundante o actualización del carisma?

El Rector Mayor, Don Ángel Fernández Artime, presentando la consigna para el año 2017, la resumió en dos palabras: “Somos familia”. Además de un significado estricto de “familia”, el Rector Mayor no excluía un sentido más amplio referido a quienes comparten vocacionalmente el “espíritu salesiano”, inspirado en San Francisco de Sales y en la vivencia carismática de San Juan Bosco. Esta segunda acepción es la que consideraremos ahora y, teniendo en cuenta que dicha experiencia no fue históricamente uniforme, distinguimos dos etapas y algunas perspectivas de futuro.

  1. ¿Experiencia original o flexibilidad?

Es llamativo que Don Bosco aplique raramente el término “familia” a quienes fue involucrando en su propia misíón. Los denominó indistintamente ayudantes, colaboradores, cooperadores y, cuando acentuó mayormente el compromiso de continuidad, asociados, cofrades o congregados.

No es fácil para los historiadores interpretar la documentación referida a Don Bosco, escasa en los primeros años de actividad y más abundante durante el período fundacional de 1854 a 1877. Las opiniones se bifurcan entre los que —como Francis Desramaut— afirman que Don Bosco puso en marcha un tipo mixto de “congregación salesiana” ya en 1841, compuesto por consagrados y seglares, y quienes —como Pietro Stella— reconocen un comportamiento flexible y progresivo del santo, capaz de adaptarse si así lo requerían las circunstancias.

  1. El impulso renovador del Concilio

Los cambios introducidos por el Concilio Vaticano II fueron incisivos y determinantes en algunos ámbitos. En este caso, al revalorizar la función de los laicos en la Iglesia y actualizar los institutos de vida consagrada, volviendo a los orígenes del carisma y orientándose hacia nuevas formas de organizativas.

Concluido el Concilio, el Capítulo General Especial de los Salesianos, realizado entre 1971 y 1972, incidió de manera determinante, después de prolongadas discusiones, introduciendo en el texto de las Constituciones renovadas el artículo 5, que se abría con la siguiente declaración:

“El Espíritu Santo ha suscitado otros grupos de bautizados que, viviendo el espíritu salesiano, realizan la misma misión de Don Bosco con vocaciones específicas diferentes: las Hijas de María Auxiliadora y los Cooperadores fueron fundados por el mismo Don Bosco. Más adelante surgieron nuevas instituciones y podrán surgir otras. Estos grupos, juntamente con nosotros, forman la Familia Salesiana”.

  1. Un desafío de cara al futuro

Después del Capítulo General Especial transcurrieron doce años, durante los cuales se promovió un intenso proceso de profundización y mentalización a través de varios encuentros, una carta circular específica del Rector Mayor, Don Egidio Viganò, en 1982, y el Simposio de Roma —Construir juntos la Familia Salesiana— de 1983. De esa manera, mediante la aprobación definitva de las Constituciones Salesianas, el Capítulo General de 1984 reconfirmó la existencia de la Familia Salesiana.

Posteriormente comenzaron a organizarse Asambleas Generales de la Familia Salesiana, de las que participaron los grupos reconocidos oficialmente y otros que fueron agregándose, elaborando sucesivamente la Carta de Comunión en la Familia Salesiana (1995), la Carta de Misión (2000) y la Carta de la Identidad (2012), que comienza con esta resuelta declaración:

“Con humilde y gozosa gratitud reconocemos que Don Bosco, por iniciativa de Dios y la materna mediación de María, dio comienzo en la Iglesia a una experiencia original de vida evangélica. El Espíritu plasmó en él un corazón habitado por un gran amor a Dios y a los hermanos, especialmente a los pequeños y pobres, y le hizo de ese modo Padre y Maestro de una multitud de jóvenes, además de fundador de una extensa familia espiritual y apostólica”. 

  1. Para ampliar la información y continuar la reflexión
  • Egidio VIGANÒ. La Familia Salesiana, en Actas del Consejo General N° 63. Abril-junio de 1982; edición en castellano.
  • Carta de Comunión en la Familia Salesiana de san Juan Bosco. EDBA, Buenos Aires, 1995.
  • Carta de la Misión de la Familia Salesiana, EDBA, Buenos Aires, 2001.
  • Carta de la Identidad carismática de la Familia Salesiana. 2012.

 Preguntas para profundizar la lectura

  • ¿Cuál es la conexión de la Familia Salesiana con la experiencia original de Don Bosco?
  • ¿Qué se requiere para poner en valor la realidad de la Familia Salesiana hoy en nuestra vida concreta?

Por Juan Picca, sdb  jpicca@donbosco.org.ar

Noticias Relacionadas

El sol siempre sale

Nota de tapa. Desde la obra de Don Bosco se abren oportunidades de educación y trabajo a partir del desarrollo de las energías renovables.

Cuidar y aprender de la historia

Museo Regional Salesiano de Rawson. Un referente de la historia del Chubut que festeja sus 80 años como un lugar de encuentro y aprendizaje.

«Con Ceferino misionero, ser hermano es lo primero»

Ceferino. Como cada 26 de agosto Ceferino nos convoca para celebrar su cumpleaños y nos recuerda que todos somos hijos de Dios y por lo tanto hermanos.

Tesoros de la Creación, en un museo salesiano

Conocer para cuidar. El Museo de Ciencias Naturales “Antonio Scasso” conserva reliquias de la naturaleza y promueve la educación ambiental desde el corazón de San Nicolás de los Arroyos