La música cura y salva

Compartir

Los Huayra: exalumnos de la obra salesiana de la ciudad de Salta

Una ciudad que respira folklore en cada esquina. Una escuela que le da lugar a la música. Una amistad de la infancia que se transforma en pasión para toda la vida. Los Huayra es uno de los conjuntos folklóricos más importantes de Argentina, con presentaciones a lo largo y ancho del país. Varios de sus integrantes se conocieron como alumnos de la obra salesiana Ángel Zerda, de la ciudad de Salta; algunos, incluso, desde el jardín de infantes. Las celebraciones de María Auxiliadora, de Don Bosco y los actos escolares fueron sus primeros escenarios.

Juan José Vasconcellos, “el Colo”, es guitarrista de Los Huayra: “Tuvimos la suerte de coincidir en el colegio. Y con el tiempo, a los 11 o 12 años, se nos dio la inquietud por la música. Y estuvo bueno hacerlo en ese medio: nos prestaban los equipos de sonido, la batería en aquel momento. Siempre habían apoyado las inquietudes artísticas de los alumnos. Para chicos de 11 años, tener un instrumento así era muy difícil, y en el colegio nos dieron la posibilidad de tener las herramientas para dar los primeros pasos”.

¿Cómo llegaron a ser alumnos de la obra salesiana?

En mi caso, por herencia. Mi hermano mayor ya iba y a mí me tocó seguirlo. Seguimos con la tradición familiar. El colegio está en pleno centro y es un lugar donde yacen muchísimos recuerdos de nosotros. Por el deporte,por esos amigos que contás con los dedos de una mano. Décadas de amistad, incluso con otros que no pertenecen a la banda.

¿Qué educadores recordás con especial cariño?

El padre Marcos Jover, por ejemplo. Él ha sido de los que más “bancó” la causa, apoyándonos con los instrumentos, los equipos. Nos brindó contención, por así decirlo, para que pudiéramos desarrollar nuestras inquietudes artísticas. Y del padre Del Fabro—Victorio, fallecido en 1994—me queda un recuerdo de la niñez muy grande, fue muy paternal con nosotros.

“En el colegio nos dieron la posibilidad de tener las herramientas para dar los primeros pasos”.

A decir verdad, éramos bastante “malos alumnos”, como todo músico. Y la guitarra era esa “carta” para ir zafando de clase a través de la música, los ensayos, los actos. ¡La verdad que el colegio fue bastante flexible con nosotros!

¿Qué lugar creés que debería tener la música en la educación de los chicos?

Como alguien que vive de la música, creo que a veces no se le da el lugar que merece. La música cura, ayuda a solucionar problemas que traemos de la historia familiar, del colegio y de tantos otros conflictos que están constantemente presentes alrededor del mundo de cada chico. La música nos ayuda a salvarnos un poco de eso. Al menos ha sido mi caso, donde pude tener en la música, de alguna forma, un “universo paralelo”. Aleja de la violencia y de tantas cosas que son muy tóxicas no sólo para los chicos, sino para todos. Es un camino privilegiado a través de las sensaciones del ser humano. Es muy importante poder “utilizarlo” en el mejor sentido.

En 2016 presentaron Gira, su primer disco con canciones totalmente de autoría propia ¿Vienen preparando otro álbum?

Estuvimos trabajando en las canciones a lo largo de esta temporada. Creemos que terminado el verano haremos los primeros trazos del próximo disco. El verano te da poco tiempo para trabajar detrás de escena, así que tratamos de aprovechar la ruta, los hoteles y tratar de generar algo.

¿Qué consejo se puede brindar a tantos chicos y chicas que descubren en la música su pasión?

La premisa nuestra ha sido siempre poder disfrutar de todo lo que vaya pasando en el camino.Disfrutar de la música. Tratamos de ser lo más honestos posibles con nosotros mismos y eso tratamos de plasmarlo en nuestras canciones.

  • Los Huayra se define como una banda que hace música argentina. Se formó en Salta en el año 2004 y cuentan con siete discos editados.
    Su reciente material, Gira(2016),fue nominado al LatinGrammy en 2016 como Mejor álbum folklorico y en los Premios Gardel en la terna Mejor álbum folklórico alternativo.
    La banda está integrada, de izquierda a derecha, por Juan José Vasconcellos—guitarra—, Juan Fuentes —voz y guitarra—, Sebastián Giménez —guitarra, charango—, Luis Benavidez —teclados—, Hernando Mónico —bajo— y Álvaro Plaza —batería—.
  • “Creo que todo el colegio—Don Bosco, la Virgen,todo incluido— es un solo concepto en mi cabeza, con un recuerdo de mucho cariño, que tiene como columna vertebral la amistad. Lo más lindo que me ha dejado el colegio han sido mis amigos.Y vínculos muy sanos: algunos profesores se transformaron en amigos de la vida. Para mí es la esencia de haber ido al colegio salesiano: encontrar hermanos que no son de sangre”, comenta Vasconcellos, quien aparece a la izquierda de la foto, tocando la guitarra en uno de los actos escolares del colegio Ángel Zerda en 1999.

Por Santiago Valdemoros • redaccion@boletinsalesiano.com.ar
Boletín Salesiano, marzo 2018

Noticias Relacionadas

Hacia un “nosotros” cada vez más grande

Familia Salesiana. Durante el 2020, en América el flujo de migrantes superó los 70 millones de personas. La Obra de Don Bosco les ofrece respuestas concretas.

Llámenme padre y seré feliz

Fe, vida entregada por los jóvenes más pobres y sumar esfuerzos con quienes trabajan...

Un pibe santo

El 6 de mayo la Familia Salesiana celebra la fiesta de Domingo Savio. Un...

Y responsables

¿Cómo puede ser —nos preguntamos— que la gente sea tan poco empática? ¿Es que...