Ellas tienen algo para decir

Compartir

 

Mujercitas

Estados Unidos, 2019

Dirección: Greta Gerwig

Mujercitas es la última versión cinematográfica del clásico de la literatura escrito por Louisa May Alcott. El film relata las aventuras de las hermanas Meg, Jo, Beth y Amy March, quienes persiguen sus sueños en el contexto de la Guerra de Secesión en Estados Unidos, durante el siglo XIX.

Si bien la película retrata costumbres de otro tiempo, Gerwig —jugando con una narrativa visual que apela a los flashbacks— nos ofrece un enfoque diferente y muy actual de la realidad de las chicas de esa época: ¿cuánto más le cuesta a una mujer alcanzar sus sueños, en un mundo de privilegios para los hombres?

Aunque la trama discurre por la vida de las cuatro jóvenes, hace foco en el personaje de Jo, quien escribe y sueña con hacer de la escritura su profesión, a fin de sostener a su familia y alcanzar fama y prestigio. Pero cumplir este anhelo no era sencillo en ese momento: las mujeres contaban con escaso acceso a la educación y estaban socialmente destinadas al matrimonio, al cuidado de los padres o a la servidumbre, según tuvieran o no recursos económicos. Jo enfrenta estas dificultades e insiste en la ardua tarea de escribir algo digno de ser contado y publicado.

La obra que ve la luz es, finalmente, una suerte de (auto)biografía: la memoria de la lucha incansable de sus hermanas y de ella misma por dejar una huella personal en el mundo, enfrentando inclusive las convenciones sociales y culturales en relación a su género. Y esa historia recupera los fuertes lazos de amor y sororidad —hermandad entre mujeres— que las han unido contra viento y marea, para poder perdonar las ofensas, sobrellevar los dolores, resistir con valentía las dificultades y prejuicios y crecer en solidaridad, compañerismo y alegría.

A ciento cincuenta años de la publicación original de la novela Mujercitas, la nueva película de Gerwig nos exhorta a mirar con mayor detenimiento qué ocurre en el presente con el acceso desigual de los chicos y las chicas a la educación, al trabajo, a otras maneras de vivir y a poder concretar los deseos del corazón. Además, nos invita a considerar la sororidad como potencia amorosa que reside en las relaciones entre mujeres y que nos impulsa a apoyarnos en la lucha por alcanzar la igualdad de derechos.

 

Por Patricia De Simone pdesimone@donbosco.org.ar

BOLETIN SALESIANO – MARZO 2020

Noticias Relacionadas

No la dejemos afuera

Liturgia. Los jóvenes que participan de la vida de la Iglesia piden celebraciones vivas y bellas.

Una vida en Malvinas

La hermana María Ussher, Hija de María Auxiliadora “Stanley , miércoles 3 de junio de...

El ambiente se defiende

Don Bosco Green Alliance: una iniciativa mundial salesiana de la que todos podemos ser...

En memoria suya

A 500 años de la primera misa en territorio argentino   Jerusalén. Proximidades del año treinta...