El ambiente se defiende

Compartir

Don Bosco Green Alliance: una iniciativa mundial salesiana de la que todos podemos ser parte

apertura (Copy)

Meses atrás, la combinación de una persistente sequía y los valores de temperatura más altos de los que se tengan registro habían convertido a parte de Australia en un páramo: casi treinta personas perdieron la vida, más de diez millones de hectáreas fueron consumidas por las llamas y es incontable la cantidad de animales muertos.

Enfrentar la crisis climática no admite demoras: durante todo 2019, el movimiento Jóvenes por el Clima, liderado por la adolescente sueca Greta Thunberg, llevó adelante masivas manifestaciones exigiéndole a los gobiernos —en otras palabras, a los adultos— respuestas urgentes frente a la crisis climática. La comunidad científica advierte que las emisiones de gases de efecto invernadero producto de la actividad humana deben iniciar un abrupto descenso, hasta llegar a cero en 2050.

“Los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan: ‘¿cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos?’”, dice el papa Francisco en Laudato Si (13). Los jóvenes, y entre ellos los más pobres, son los principales afectados por las consecuencias ya visibles del calentamiento global: la Familia Salesiana no puede quedar ajena a ello.

 

Dar una respuesta con ellos

Don Bosco Green Alliance —en español, “Alianza Verde Don Bosco”— es la iniciativa a nivel mundial lanzada en 2018 para promover entre las distintas comunidades y miembros de la Familia Salesiana la acción en favor del medioambiente.

El foco está puesto en tres áreas principales: combatir la contaminación, fundamentalmente a través de la gestión de residuos, la educación y el cambio en la forma de transportarse; reducir el cambio climático, apostando por las energías renovables, la forestación y la reducción del desperdicio de alimentos; y eliminar el plástico desechable, de “un solo uso”, como vajilla, sorbetes o bolsas.

 

Del reclamo a la acción

Si bien cada persona puede sumarse de manera individual con estos objetivos —y en su sitio web facilitan guías para hacerlo—, Don Bosco Green Alliance promueve que las distintas obras salesianas se unan a esta iniciativa estableciendo compromisos concretos.

En Galicia, España, más de 200 jóvenes de centros juveniles salesianos participaron de un encuentro donde colaboraron con la reforestación de un sector afectado por incendios. En Ahmednagar, India, la obra salesiana ya lleva repartidos 2600 árboles para combatir la desertificación. Y en Port Moresby, Papúa Nueva Guinea, los alumnos del Don Bosco Technical School salieron al aire en la radio local para alertar sobre los efectos del cambio climático.

A la fecha, más de 200 obras salesianas de 53 países ya formaban parte de Don Bosco Green Alliance. Para inscribirse es necesario ingresar en www.donboscogreen.org/es.

 

En Argentina Norte, el compromiso por el cuidado del medio ambiente se ha consolidado alrededor de una política incorporada al Plan Orgánico Inspectorial 2020: “Promover el cuidado de la casa común”. En ese sentido, desde la Oficina de Planificación y Desarrollo se viene trabajando con una mirada “triple” —ambiental, social y económica— como un servicio para contribuir con los más desfavorecidos de las obras, a través de proyectos locales de impacto social.

Enmarcados en Don Bosco Green Alliance, los proyectos se han visto favorecidos con una mirada ambiental. Entre los más relevantes se pueden mencionar:

  • “Sembrando conciencia ecológica y alimentación saludable” financiado por la ONG salesiana Jugend Eine Welt en 2017 en el colegio Don Bosco en Concepción del Uruguay, Entre Ríos. Allí se realizó una huerta agroecológica con los niveles inicial y primario junto al INTA.
  • “Educar más y mejor” financiado por la Procura Misionera de Don Bosco en Alemania, Kindermissionwerk, Leben Teilen, Santa Infancia y Fundación Leopold Bachmann en 2016 destinado a la escuela Ceferino Namuncurá de Salta, donde se recuperó un espacio en desuso para hacer una huerta.
  • “Jóvenes campesinos: hacia una participación responsable y sustentable” financiado por la ONG salesiana Jugendhilfe Weltweit en 2018 en el Oratorio Don Bosco de Santiago del Estero. Los chicos que viven en la residencia se forman como promotores ambientales capacitándose en gestión de residuos, huerta y reforestación, y asistiendo a una escuela con orientación ambiental.

Además, varias obras salesianas de la inspectoría se han comprometido con la Alianza Verde de Don Bosco: Pío X, Córdoba; Rodeo del Medio, Mendoza; Ceferino Namuncurá, Salta; Oratorio Don Bosco, Santiago del Estero; Centro Don Bosco, Tucumán.

 

curuzucuatia (Copy)

Jóvenes del Instituto María Auxiliadora de Curuzú Cuatiá, Corrientes, participaron en septiembre de la huelga internacional por el cambio climático

En Argentina Sur, con la conciencia de que el medio ambiente es un eje transversal a todas las acciones e intervenciones humanas, la acción se está plasmando a través del compromiso inspectorial Casa Común.

La inquietud surgió del conocimiento de la realidad de los destinatarios preferenciales de la acción salesiana, los jóvenes, así como de las acciones que están llevando a cabo los Estados para cumplir con las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El compromiso Casa Común implica, entre otras acciones, el trabajo en red para sensibilizar sobre el tema y formar jóvenes líderes ambientales que sean agentes transformadores; promover el uso y la capacitación laboral en energías renovables; mejorar las condiciones de vida de los jóvenes que acompañamos desde nuestras obras; estrechar lazos con el sector público y privado para el desarrollo de proyectos y la incidencia en políticas públicas.

Se trata de un empeño a largo plazo que busca que todas las obras y grupos juveniles participen compartiendo experiencias. La inspectoría está asociada a Don Bosco Green Alliance, siendo la Oficina de Planificación y Desarrollo de Argentina Sur miembro del Comité regional para América Latina y el Caribe.

También, muchas obras salesianas —Esquel, Caleta Olivia, La Boca, Almagro, Constitución, Ushuaia, entre otras— desde hace varios años vienen realizando acciones significativas en relación al cuidado del medio ambiente.

 

Haciendo un buen papel

A partir de esta edición del Boletín Salesiano:

El papel utilizado en la impresión posee la certificación internacional FSC: la materia prima utilizada para su elaboración proviene de fuentes gestionadas de manera responsable y sustentable.

Un cambio en las características del papel ha permitido reducir en un 10% la cantidad de materia prima utilizada en cada ejemplar.

El cupón con los datos postales que recibe cada uno de los seis mil suscriptores se imprime en papel de caña de azúcar con certificación FSC y sin uso de blanqueadores químicos.

Además, continúa el trabajo junto a Fundación Garrahan para el reciclaje de los residuos de papel y cartón: en 2019 fueron 1160 los kilos recuperados. La fundación utiliza los fondos obtenidos para sostener la Casa Garrahan para familias de pacientes que vienen del interior del país.

 

Por Ezequiel Herrero y Santiago Valdemoros * • redaccion@boletinsalesiano.com.ar

* Con la colaboración de las Oficinas de Planificación y Desarrollo de Argentina Norte y Argentina Sur.

BOLETIN SALESIANO – MARZO 2020

Noticias Relacionadas

No la dejemos afuera

Liturgia. Los jóvenes que participan de la vida de la Iglesia piden celebraciones vivas y bellas.

Una vida en Malvinas

La hermana María Ussher, Hija de María Auxiliadora “Stanley , miércoles 3 de junio de...

En memoria suya

A 500 años de la primera misa en territorio argentino   Jerusalén. Proximidades del año treinta...

Cuando la palabra vale

"La persona honesta no se centra en su propio interés, sino en el de...