Soñar es la señal

Compartir

Autor: Arbolito

Álbum: Simples, Volumen II (2017)

Sueños

Si los sueños son con vos,

si la lucha es amor.

Si la fuerza crece más,

si la fiesta es volverte a ver…

 

Si encontrarte es la señal,

si buscarnos no es casual.

Si en los ojos hay calor,

si la fiesta es volverte a ver…

Ahí estaremos compartiendo el corazón.

Ahí estaremos construyendo algo mejor.

 

Si la estrella sigue ahí

brilla siempre para mí.

Si el camino es el motor,

si la fiesta es volverte a ver…

 

Si la vida es despertar

con vos la lucha amor.

Si tu fuerza crece más,

si la fiesta es volverte a ver…

Ahí estaremos compartiendo el corazón.

Ahí estaremos construyendo algo mejor.

Hablar de sueños es hacer referencia a certezas, pero también a desafíos y búsquedas, a inquietudes que animan el caminar cotidiano. Soñar nos motiva a empezar cada jornada con el deseo de conseguir un objetivo, ya sea a corto, mediano o largo plazo, pero siempre mayor.

Al mismo tiempo soñar eleva el alma, nos hace interiormente más grandes, porque detrás de todo sueño hay una búsqueda. Y aquí cabe preguntarse, ¿nos tomamos un momento de nuestro día para pensar cómo está ese sueño, y qué hacemos para intentar cumplirlo?

Tener la capacidad de soñar es también tener presente la posibilidad de hablar con nosotros mismos, ir a lo más íntimo de nuestro corazón, sabiendo confiar y esperar. Además, alimentar un sueño nos lleva a poner manos a la obra, a esforzarnos por hacerlo realidad, desde lo más sencillo y con mucha paciencia.

Como bien nos invita la canción de Arbolito, el sueño es más enriquecedor si es compartido, si hay una o más personas cómplices que forman parte de él; porque sin dudas, “se comparte el corazón”.

Hay tantos sueños como personas: algunos sueñan con la casa propia, otros con un trabajo estable, otros con estudiar en la universidad y convertirse en profesionales. Como salesianos soñamos con más pibas y pibes con mejor educación, alimentación y que fundamentalmente se atrevan a soñar y a luchar por ello. Pero también soñamos con adultos que los motiven y acompañen, que les den las herramientas para ser protagonistas críticos y creativos para “construir algo mejor”.

Para seguir soñando…

  • ¿Qué soñas? ¿Qué hiciste hoy para cumplir tus sueños?
  • ¿Animás a otros a soñar?
  • ¿Pensaste tus sueños como camino, lucha, fiesta?

Noticias Relacionadas

¡Mi Esperanza de manos abiertas!

Playlist. Música. Esperanza, de Silvina Moreno. Un ejercicio que transforma, un profundo acto de fe.

No la dejemos afuera

Liturgia. Los jóvenes que participan de la vida de la Iglesia piden celebraciones vivas y bellas.

Con todas las letras

Díselo a la vida, de Rafa Romera. ¿Qué cosas importantes tenemos para gritarle a la vida?

“Ese” gran tesoro

Eso que tu me das. Jarabe de Palo. ¿A quién le querés agradecer? ¿A quién le dirías “ahora sé que no estoy solo, ahora te tengo a ti amigo mío, mi tesoro”?