Navidad: en tiempos de consumo, una alternativa diferente

Compartir

Más de seis mil voluntarios se congregaron durante las últimas semanas para colaborar en el armado, embalaje y distribución de juguetes que serán donados a diferentes comedores y hogares de todo el país. La iniciativa, impulsada por la Fundación Sí, se realiza por segundo año consecutivo en Buenos Aires y propone un espacio lúdico y solidario donde familias enteras asisten para confeccionar juguetes que serán destinados a niños de bajos recursos de todo el país. Los resultados ya superaron todas las expectativas: asistieron más de 6000 personas y se hicieron más de 5600 juguetes, que ya fueron enviados a localidades de Chaco, La Rioja, Jujuy, Salta, Santiago del Estero, Misiones, Río Negro, Corrientes, Santa Fe, Córdoba, Neuquén y a las ciudades bonaerenses de Mar del Plata y Chivilcoy. Se espera que la cifra final de juguetes confeccionados ascienda a unos 7000 en total. Los que se confeccionen en los últimos días serán destinados a comedores de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.
«Queríamos generar conciencia en los chicos y los jóvenes, que son una generación con la que nos interesa mucho trabajar. Y así surgió la idea de armar una fábrica de juguetes. La hicimos en 2013, fue lindísimo y la volvimos a repetir este año», explica Manuel Lozano, que lidera la Fundación.
«Acá puede venir a participar toda la familia y eso es interesantísimo. Además, en un tiempo de tanto consumo, esto realmente es una alternativa diferente. Es impresionante ver lo que genera en los chicos. Se hacen las seis o siete de la tarde, la madre avisa que se tienen que ir y vos escuchás que el chico le dice: «¡No, mamá!, tenemos que hacer más juguetes. Hay muchos chicos que no tienen»», cuenta Manuel.
Sin dudas, la fábrica se convirtió no sólo en una forma de iniciar a los más chicos en la solidaridad, sino también en un verdadero programa familiar. «Me parece una experiencia hermosa para compartir en familia y además creo que es importante que mis hijas aprendan la importancia de compartir y brindarse en Navidad, y que sepan que hay mucha gente que necesita más que uno», dice Mariana Suárez, que llevó, este año y el año pasado, a sus hijas Bianca y Renata, de 4 y 7 años. «Este año yo le dije a mi mamá que viniéramos -aclara Renata-. El año pasado hicimos cuadernos y un dominó.»
A cargo del primero de los talleres de la fábrica está Daniela De Naro, una voluntaria que se sumó a la Fundación luego de las inundaciones de La Plata. En ese momento, se encontraba desempleada y, conmovida por las imágenes de la catástrofe, decidió aportar su tiempo en la organización. «Vi en televisión que la Fundación Sí quedaba cerca de casa, vine un día y nunca más me fui -relata-. Vine de una situación personal muy difícil, que fue perder a mi pareja por un cáncer… Una cosa llevó a la otra y, de repente, con su muerte, me quedé sin casa, sin trabajo, sin pareja y deprimida. Cuando pasa esto de las inundaciones y vine acá, fue increíble lo que pasó. Cuando uno está con la cabeza pensando en ayudar a otro, la circunstancia personal pasa a segundo plano y uno se da cuenta de que ayudando a otros empieza a ayudarse a sí mismo», dice.
También a raíz de las inundaciones de La Plata, se sumó a la Fundación Daniel Zambrana, un joven de 21 años que trabaja haciendo servicios de mensajería en moto y forma parte del cuerpo de voluntarios. «Tenía ganas de ayudar, busqué la forma y me acerqué. Me quedé porque es una Fundación a puertas abiertas. Siempre hay gente con buena onda que te explica qué se puede hacer. Además, podés ir vos a entregar las donaciones y ver que llegan a destino», dice.
Como ellos, son más de 1000 los voluntarios fijos que tiene la organización en los 28 puntos del país en los que tiene sedes. «Tenemos gente que ha salido de situación de calle y hoy es voluntario -destaca Lozano-. Así como a mí me hizo el clic a los ocho años, en el patio de mi escuela, me gustaría que la fábrica sea el clic para muchos chicos hoy.»

Fuente: www.lanacion.com

Noticias Relacionadas

El sol siempre sale

Nota de tapa. Desde la obra de Don Bosco se abren oportunidades de educación y trabajo a partir del desarrollo de las energías renovables.

“Pensar la vuelta, pensar de vuelta”

Nuevo libro del salesiano Ariel Fresia. Límites y posibilidades de la escuela frente al cambio, en el contexto de la pandemia.

Lo urgente y lo importante

Elecciones 2021. Trabajo, protección social, medioambiente, salud, educación: las elecciones legislativas, una oportunidad para debatir algunos de los “grandes temas”.

“Septiembre siempre llega”

Los irrecuperables, disponible en Vimeo. El 16 de septiembre es el Día de los Derechos de los Estudiantes Secundarios: hacer memoria sobre nuestro pasado reciente.