Bienvenidos al futuro

Compartir

Vamos por la orilla de un lago,
somos un reflejo danzante,
vivos mientras todo se quema,
muertos si nadie nos recuerda.
Vamos a cruzar sin miedo el mar,
en la tempestad.

Bienvenidos al futuro,
dice un mural de la vida.
Yo pienso que hay muchas mentiras,
menos el amor de la gente.
Cuando un corazón despierta
puede crear nueva realidad.

Hoy yo quiero hacerlo con vos,
cuando todo se parte mi amor,
que nuestras partes se encuentren al fin y se revelen.
Hoy yo quiero hacerlo con vos,
cuando todo se vuelva a partir,
que nuestra parte no sea indiferente.

(continúa)

Artìsta: Joaquín del mundo
Álbum: Bienvenidos al futuro (2021)

Por Diego Coronel
dcoronel@donbosco.org.ar

“Vamos por la orilla de un lago, somos un reflejo danzante, vivos mientras todo se quema, muertos si nadie nos recuerda, vamos a cruzar sin miedo el mar en la tempestad…”  dice la canción de Joaquín del mundo. Como espejo de todo lo que nos pasa en estos complejos tiempos, de incertidumbres, desórdenes y desbordes, la canción nos canta que también hay algunas novedades que traen las tormentas. Y, parece que queremos, pero no llegamos a acomodarnos a las “nuevas normalidades” que nos tocan vivir. Entre la hiperconectividad, ciertos aislamientos y estos tiempos que parecen invitarnos al “ya pasó”, o peor, al “nada nos pasó”; quedamos mal parados y partidos. 

La canción habla de la fragmentación de nuestra sociedad, comenzando por nuestra propia fragmentación. Refleja cómo quedamos tironeados entre tanta realidad incierta, pero al mismo tiempo, evidencia que es ella misma, quien se encarga de traernos la certeza de que cada una de esas partes tiene la energía suficiente como para modificar al todo, y que siempre es tiempo para el encuentro, que fortalece e invita a encarar la vida de una mejor manera y nos dispone a recibirla como viene, sin quedarnos indiferentes a la realidad de otros. 

“Vamos a cantar a la plaza, elevemos nuestra energía, celebremos el presente, porque nuestra voz en la lucha, que nos encuentre libres y fuertes para andar”

Qué bueno es sentir que todo lo que sembramos, y vamos construyendo junto a otros, en tantos espacios, es lo que hace que hoy, después de las tormentas, nos encuentre así, juntos, como seres de tormenta en calma. A fin de cuenta somos eso, seres de tormentas, en constante caminar, atravesando y aprendiendo, creando y descubriendo también, que las buenas noticias no sólo se dan después de… sino también, mientras tanto y durante, con la incertidumbre y la esperanza como parte del mismo viaje.

Acá estamos, aprendiendo, intentando que no se nos escape este momento, lo vivido, lo esperado, lo sufrido, lo aprendido, descubriendo que por muchos sembrar, también se pudo sostener.En palabras de otro Joaquín —Sabina— la invitación y el desafío se hacen poesía: “Nunca he tenido días normales, siempre hay un poema que exhibir, una canción que cantar o un amigo al que volver a abrazar. Yo tengo nostalgia del futuro, no del pasado”. En boca del poeta la palabra es profecía. Hacia adelante entonces, por los días que vendrán.

Noticias Relacionadas

Cuando no soltás…

A veces necesitamos soltar... ¿Qué emoción, qué vínculo, qué tarea necesitás soltar hoy?

¿Cuántos “likes” merece una amistad?

¿Estamos realmente conectados entre nosotros? ¿Cuántos “likes” merece una amistad?

Volver por un instante

El niño, de La Delio Valdez La realidad de la infancia de las diversas e innumerables periferias, de territorio adentro.

La amistad como refugio

Stranger Things. La amistad, el mejor remedio para enfrentar los desafíos que la realidad nos presenta.