La Iglesia pidió la inserción social de los jóvenes que se recuperan de adicciones

Compartir

El obispo de Gualeguaychú y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Monseñor Jorge Lozano, participó en el 50º Coloquio Anual de IDEA y allí pidió por la integración social y laboral de los jóvenes, en particular aquellos que se están recuperando de adicciones. En este marco destacó el papel de las empresas y las instó a generar fuentes de trabajo para los jóvenes que se recuperan de las adicciones en las comunidades terapéuticas.
“Una de las dificultades que se detectan es que son muy pocos los quieren contratar a jóvenes recuperados por sus antecedentes. Por un lado los alentamos para su inserción social y después la sociedad los sigue rechazando”, reclamó.
En este sentido, el prelado recordó que hay tareas que competen exclusivamente al Estado, como la persecución del delito. Pero también remarcó que hay otras que deben ser realizadas por el Estado y la sociedad en su conjunto.
Monseñor Lozano atribuyó la problemática de la adicción a las drogas a la “liquidez” de los sentimientos, la fugacidad de intensas emociones, las soledades humanas en tiempos de hipercomunicación y la aparente recreación que supone el consumo de estupefacientes.
“He escuchado a muchos jóvenes decir: ‘Tengo todo y no soy feliz’. Esto nos plantea como sociedad, como humanidad el sentido (o sinsentido) de la vida de cada uno, especialmente el de las nuevas generaciones”, expresó monseñor Lozano.
El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social citó a Víctor Frankl y aseguró: “Lo más profundo del hombre no es el deseo de poder, ni el deseo de placer, sino el deseo de sentido” y agregó: “La gran enfermedad de nuestro tiempo es la carencia de objetivos, el aburrimiento, la falta de sentido y de propósitos”.

Noticias Relacionadas

Dejar de patear para afuera

El poder de la música . La canción de Lisandro Aristimuño y Wos que denuncia los problemas sociales.

A la vista de todos

Educación sexual. La comunicación con los jóvenes como base fundamental.

“Yo te lo mando, pero no lo compartas…”

Un tipo de violencia silenciosa Cómo acompañar y prevenir la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento.

Sin fronteras para la generosidad

El mensaje del Rector Mayor. Veinticinco misioneros salesianos partirán a diferentes lugares del mundo para continuar la profecía de Don Bosco.