Esa persona…

Compartir

Cómo te extraño

Quiero abrazarte y sentir
volver a ser un niño,
y que me alejes del miedo, cariño,
y no sentir los años,
dormir desnudo y a salvo
de todo lo que hace daño.

Quitar la vida y mentir
se hizo una costumbre.
Cuando la fe y el amor ya no alumbren
no va a quedar más nada.
Vivir será lo temido por todos
y la muerte amada.

Sabor temprano de azul
es el color del cielo,
si llueven sueños, la luna está en celo
y el sol de soltería.
Me gana el llanto añorando
decirte mis tonterías.

Podrás decirme que soy,
tal vez, exagerado,
cuando aseguro que estar a tu lado
me vuelve el tiempo al cero.
Y ahora mismo apagar el reloj
es lo único que quiero.

Y cómo te extraño, cómo te extraño…

Tú, vida, eres tú
y yo un bendecido con tu amor
y con tu luz
que calma mi dolor.
Tú, vida, eres tú
y yo un bendecido con tu amor
y con tu luz
que calma mi dolor.
Mi dolor.

Se termina el año y empezamos a hacer cierres, balances y reflexiones a partir de todo aquello que nos fuimos proponiendo. Así vemos que en el transcurso de este tiempo hemos pasado por varios y diversos momentos: de alegría, de dolor, de espera. También de grandes revoluciones, o de sentimientos encontrados.

Sin embargo, en todos estuvo presente una persona que nos ayuda a tener claro el sentido, la meta y también el camino de lo que vamos transitando. Esa persona es la que nos sostiene, nos levanta y nos recuerda una y otra vez que confía en nosotros. A ella le podemos poner el nombre de papá, mamá, de un compañero, un colega, una pareja o un amigo… ¡y en ella está Jesús!

Si bien a partir de esta canción de Abel Pintos podemos pensar que la extrañamos porque pareciera que no la tenemos junto a nosotros, al mismo tiempo nos recuerda que gracias a Él descubrimos que no todo es mentira en este mundo, no todo es atropello, no todo está perdido.

Apostemos a que la violencia no tenga la última palabra y hagamos que mentir no se vuelva una costumbre. La vida es valiosa y tenemos que respetarla, la nuestra y la de los demás, siendo custodios de nuestros hermanos, porque allí está en juego lo más hondo y profundo de nuestro ser. La vida del otro nos importa, nos preocupa, nos interpela y nos ayuda a crecer. Por eso, cuando nos falta, la extrañamos y mucho.

Pidámosle al Señor que nos asista cada día con su Espíritu para que seamos luz y bendición para los demás. Llevemos a Dios a este mundo que ya no habla tanto de Él. Como dice la canción, “tú, vida, eres tú”: lo que decidís ser, hacer y para qué.

Para seguir reflexionando:

  • ¿A quién extraño? ¿Por qué?
  • ¿Cuáles son esas “tonterías” que añoro?
  • ¿Extrañamos a Jesús? ¿Es Él que se alejó de nosotros o nosotros nos alejamos de Él?
  • ¿Qué puedo hacer para que mi vida sea una bendición para los demás?

Por Mariano Bueno • mbueno@donbosco.org.ar

Boletín Salesiano, noviembre 2016

Noticias Relacionadas

¡Mi Esperanza de manos abiertas!

Playlist. Música. Esperanza, de Silvina Moreno. Un ejercicio que transforma, un profundo acto de fe.

No la dejemos afuera

Liturgia. Los jóvenes que participan de la vida de la Iglesia piden celebraciones vivas y bellas.

Con todas las letras

Díselo a la vida, de Rafa Romera. ¿Qué cosas importantes tenemos para gritarle a la vida?

“Ese” gran tesoro

Eso que tu me das. Jarabe de Palo. ¿A quién le querés agradecer? ¿A quién le dirías “ahora sé que no estoy solo, ahora te tengo a ti amigo mío, mi tesoro”?