Centrarse en Ucrania, sin olvidar a ningún otro

Compartir

Filipinas, Haití, Sudan del Sur: en cada emergencia, los salesianos tratan de estar cerca, como nuevos samaritanos, de quienes fueron heridos por la vida. 

Actividades con refugiados que huyen de la guerra civil en Sudán del Sur.

(ANS – Roma) – El estilo de hospitalidad y de ayuda que los salesianos ponen en juego en cada momento es fruto de su fe y de su forma de vivirla. En cada refugiado recibido, en cada caravana de ayuda enviada, en cada iniciativa de recaudación de fondos o de solidaridad, los hijos de Don Bosco quieren, de corazón, tratar de estar cerca como nuevos samaritanos de quienes fueron heridos por la vida. 

Por eso, mientras trabajan con todas sus energías en la emergencia actual que ha golpeado a Ucrania —verdaderamente sin precedentes, con unos cuatro millones de desplazados durante cinco semanas de guerra—, se mantienen activos en otros frentes donde pueden dar su aporte.

En Haití, un país que ha sido azotado por varios desastres naturales en los últimos años, la recuperación del último terremoto en agosto de 2021 ha sido lenta, además de la gran inestabilidad social y política que persiste. Pero los salesianos no se quedan de brazos cruzados, y gracias también a la ayuda recibida de otras regiones en un espíritu de solidaridad salesiana, han inaugurado recientemente cursos de formación de corta duración en el sector de la construcción, que permitirán a hombres y mujeres jóvenes encontrar trabajo en el sector y contribuir al renacimiento del país a través de la reconstrucción de casas derrumbadas.

Incluso en el Filipinas, azotada a fines del año pasado por el tifón Rai/Odette, las actividades continúan: los trabajos de restauración de las casas afectadas y las operaciones de rescate de la población dañada por ese evento son difíciles, pero con significativos avances.

Y la reciente reanudación de los combates en Sudán del Sur ha generado una enorme nueva afluencia de refugiados a Uganda. Los salesianos, activos con diversas obras en ambos países, y también plenamente integrados en el campo de refugiados de Palabek, no son para nada indiferentes y hacen todo lo que está a su alcance, trabajando siempre en varios frentes: asistencia humanitaria, apoyo psicológico, moral y espiritual, proyectos educativos y de formación como respuesta a largo plazo.

Y de los frentes de actividad realizados por los salesianos, todavía se podrían mencionar muchos otros. “Mientras nos enfocamos en la guerra en Ucrania, no nos olvidamos en lo más mínimo de nuestros hermanos y hermanas en estas tragedias”, dijo el padre George Menamparampil, responsable de la coordinación de las emergencias.

Fuente: ANS – Agencia de Noticias Salesiana

Noticias Relacionadas

Mensajeros de la Resurrección

Amazonia, Perú Ocho argentinos, religiosos y laicos, realizaron una novedosa misión evangelizadora.

Sin fronteras para la generosidad

General Roca, Río Negro. Veinticinco misioneros salesianos partirán a diferentes lugares del mundo para continuar la profecía de Don Bosco.

Convertir los sueños en alas

La vulnerabilidad juvenil post-pandemia ¿Cómo reconstruimos la realidad de los jóvenes en Latinoamérica?

Un concurso para cuidar la Creación

Bahía Blanca. La Piedad. Certamen "Eco La Piedad" para alumnos del secundario en el marco del Tiempo de la Creación.