Los relegados tienen lugar

Compartir

Luca
Director: Enrico Casarosa
Italia, 2021
Disponible en Disney (ATP)

Por Alejandro Fernández
alebu25@gmail.com

Sucede en Italia. Ocurre en tiempos pasados. Hay unos pibes que andan solos en la calle. Otros que se sienten sin lugar, excluidos, sin poder mostrar quiénes son. Hay adultos que no entienden a esos jóvenes. Hay algunos pocos exitosos y otros muchos que sufren por su causa. Y hay también un cura con bonete que organiza cosas para esos pibes; pibes y pibas que encuentran en la amistad, en hacerse familia una manera de vencer las dificultades.

No, no es la película de Don Bosco: es Luca, el nuevo largometraje de Pixar. ¡Pero cuántos puntos de encuentro con la experiencia salesiana podemos descubrir!

Un pibe que sueña despierto

Luca es un niño “monstruo marino” que pastorea peces-oveja en el mar. Su vida transcurre separada del mundo de la superficie, del cual su familia le pide mantenerse alejado. Su mamá y su papá temen lo que le pueda suceder y prefieren tenerlo siempre cerca. Quien parece escucharlo de verdad y prestar atención a lo que le pasa es su abuela, la única que alguna vez subió a la superficie.

Pero Luca sueña todo el día y se imagina saliendo de ese universo de profundidades acuáticas para ir a lo desconocido. El problema es que hacerlo implica que otros lo vean como realmente es.

Una amistad que lo transforma todo 

Pero un día Luca se encuentra con Alberto. Es un “niño-monstruo” como él pero que, a diferencia suya, transita los dos mundos. Y cuando sube, asume la forma humana. Eso sí, lejos del poblado donde el resto de los humanos viven. Vive solo, abandonado hace tiempo por su papá que no aceptaba quién era.

¿Cuántas veces los adultos no damos espacio a las diferentes subjetividades de los jóvenes? Que puedan ser quienes son…

Esta amistad crece y va ocupando un lugar cada vez mayor en la vida de Luca. Pero pronto sus padres se enteran y él deberá tomar una decisión. Y así ambos deciden irse hacia donde habitan los humanos y dejar todo atrás. Un encuentro que cambia también la vida de Alberto quien —si bien vive en la superficie— está solo y aislado. Juntos, deberán enfrentar el desafío de abrirse al mundo.

“Los relegados nos cuidamos entre nosotros”

Son muchas las aventuras que deberán afrontar en Portorosso, el imaginario pueblito italiano que hace honor a la cultura del Mediterráneo. Sobre todo, cuidándose de que la lluvia los moje y exponga su verdadera forma acuática. Pero todas ellas cobran sentido al unir fuerzas y agrandar ese círculo de amistad con Giulia: una niña humana que vive con su papá, un pescador de un solo brazo. Sin muchas preguntas, ambos les hacen lugar en la mesa y en su vida, porque como le dice Giulia a Luca, “los relegados nos cuidamos entre nosotros”. Una aventura de jóvenes, que no sólo les ayudará a aprender el valor de la amistad a ellos, sino que abrirá los ojos de todos para descubrir que quienes son diferentes no son monstruos y que la familia es una oportunidad que va mucho más allá de los lazos de sangre. A lo Don Bosco.

BOLETÍN SALESIANO DE ARGENTINA – AGOSTO 2021

Noticias Relacionadas

“Septiembre siempre llega”

Los irrecuperables, disponible en Vimeo. El 16 de septiembre es el Día de los Derechos de los Estudiantes Secundarios: hacer memoria sobre nuestro pasado reciente.

Nadie es huérfano en esta tierra

Plegarias, de Nicki Nicole. En la cultura del descarte, donde el otro parece indiferente, Nicki Nicole canta: “Buscáme”. ¿No debería ser esa nuestra respuesta?

¡Mi Esperanza de manos abiertas!

Playlist. Música. Esperanza, de Silvina Moreno. Un ejercicio que transforma, un profundo acto de fe.

¿Quién manda acá?

Contrapunto para humano y computadora. Una canción de El Cuarteto de Nos para reflexionar sobre nuestra relación con la tecnología.