Un pibe feliz

Compartir

¿Qué onda con Carlo Acutis?

Por Ángel Amaya, sdb
aamaya@donbosco.org.ar

Me llegó un mensaje de WhatsApp. Venía de Lautaro, un alumno de quinto año. Me preguntaba: “Chosqui, ¿puede ser que van a hacer santo a un pibe que en la foto de su cuerpo aparece con buzo, jean y zapatillas? ¿Qué onda con eso…?

Le expliqué a Lautaro que, efectivamente, Carlo Acutis está camino a ser declarado santo, por ahora “beato”. ¿“Beato”…? ¿Qué significa “beato”? Es una palabra que viene del latín y significa “feliz”. Carlo es feliz porque está en el cielo. La Iglesia confirma formalmente que por la manera en que vivió y buscó a Dios, él está en el cielo. 

Y me vi en la necesidad de decirle a Lautaro tres o cuatro cosas breves sobre Carlo, porque de lo contrario, como muchos pibes, a los dos minutos ya pusieron su foco en otro lado:

• Carlo llega al cielo y la ropa es lo de menos. Pero no está con una túnica blanca o una vestimenta muy solemne. Él viste como… ¡como Lautaro! Como tantos chicos de su edad. 

• Carlo puso en el centro de su vida a Jesús. Y más concretamente, a Jesús eucarístico. El Jesús que entregó su cuerpo y derramó su sangre por nosotros. El Jesús que permanece en el sagrario. Carlo adoró al Señor presente allí. Por eso dijo que la Eucaristía era su “autopista para ir al cielo”. 

• Carlo difundió entre los demás su pasión por el Señor. Y para ello supo recurrir a Internet y a todo lo que proporciona la tecnología. No es frecuente ver que la Iglesia declare beato a un quinceañero informático.

• Carlo vivió su fe y nunca lo hizo como una obligación o un peso insoportable. Vivió su fe con alegría. Numerosas fotos suyas lo muestran justamente sonriente, contento, pleno. 

En ese momento Lautaro me pregunta sobre algo que le ha llamado también la atención: el hecho de que el cuerpo parece “incorrupto”. Es verdad que es un fenómeno llamativo, pero quizá con el tiempo sí empiece un proceso natural de degradación. Ahora, lo que no se corromperá jamás es la alianza, la amistad de Carlos con Jesús.

Lautaro me lo agradece. Y al otro día compruebo que se ha puesto a googlear más información. La  prueba de eso es la frase de Carlo que anotó en su estado de WhatsApp: “Todos nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias”.

Carlo, que estás cerca de Jesús,
ayúdanos a vivir nuestra originalidad.
Ruega por nosotros.

Amén.

Carlo Acutis nació el 3 de mayo de 1991 en Londres, de padres italianos. Desde pequeño vivió intensamente la fe, pese a que su familia no era especialmente religiosa. Utilizó sus primeros ahorros para ayudar a un mendigo y los medios digitales para contagiar a otros la fe. Falleció el 12 de octubre de 2006, a los quince años, enfermo de leucemia.
“Es verdad que el mundo digital puede ponerte ante el riesgo del ensimismamiento, del aislamiento o del placer vacío. Pero no olvides que hay jóvenes que también en estos ámbitos son creativos y a veces geniales. Es lo que hacía el joven venerable Carlo Acutis”, escribió Francisco en Christus Vivit. El 10 de octubre, Carlo será beatificado en Asís.

BOLETIN SALESIANO – OCTUBRE 2020

Noticias Relacionadas

“Las obras son la forma de hacerle sentir a la gente que entendemos su dolor”

Entrevista con Ángel Rossi. Sacerdote jesuita, comunicador y promotor de la fundación Manos Abiertas, que asiste a personas en situación de calle, huérfanos y enfermos.

Corazón pesebre

Si lo humano no tiene lugar, Dios también se queda afuera. Dios llega en silencio, escondido en esas realidades con las que, muchas veces, nos resulta difícil tomar contacto.

¿Con qué nos quedamos?

Mirando el 2020. Las cosas que descubrimos, las que extrañamos, las que valoramos. Lo que queremos quedarnos y lo que no queremos llevarnos. Un recorrido desde la mirada del oratorio, que es casa, escuela, patio y parroquia.

Frustrarse con todas las letras

¿Qué hacemos con el enojo por lo que no fue? Hicimos de todo para estar a la altura de las circunstancias. Sin embargo, muchos terminamos el año con una gran sensación de frustración.