Cuando pinta la noche…

Compartir

Una charla con jóvenes sobre las salidas nocturnas

En la escuela agrotécnica salesiana Ambrosio Olmos de Río Cuarto, Córdoba, la mayoría de los muchachos y muchachas son bien camperos. Provienen de distintos pueblos o ciudades cercanas; o bien, de la zona rural más próxima a la escuela. Lo que nos encuentra a todos acá es el interéspor el mundo del campo.
Sonó el último campanazo de la jornada escolar. Algunos llegaban de la práctica: ropa sucia,  boina, botas de goma puestas o al hombro. Otros, con la mochila cruzada o carpetas en mano, terminaban su última hora de clase. Empezaba a caer la tarde en el parque de la escuela. Yo los esperaba con los mates listos y se largó la ronda nomás. ¿El tema? La noche, las salidas y la diversión.
“No importa tanto dónde salgas—me aclararon—,lo más importante es con quién vas”. “Si salimos es porque vamos con amigos, o porque sabés que te los vas a encontrar ahí. Se sale con gente con la quesabés que la vas a pasar bien; lo que hacés o dónde vas es secundario”.

Pero, ¿se puede salir y no pasarla bien?

“Es raro que pase, pero sí. A veces terminas haciendo cosas que no querías hacer o de las que después te arrepentís; en realidad la pasás mal al otro día”. “Por ahí tambiénpasa que perdés a tus amigos en medio del boliche yquedas medio colgado”. “O cuando se ‘arma bardo’ yterminás en medio de una pelea cuando vos no tenías nada que ver”.“Pero eso no pasa mucho, la mayoría de las veces la pasamos bien”.

¿Creen que corren algunos riesgos en las salidas?

“Riesgos hay en todos lados y en cualquier momento del día. Si vas por la calle te pueden robar el celular o la billetera; no hace falta ir al boliche para que te pase algo malo”. “Es verdad que hay lugares y lugares”. “Depende mucho de vos y de con quién salgas. Si salís con amigos, con los que conocés y te conocen; sabés que todo va estar bien”. “Tus amigos saben las cosas que te ‘pintan’ y las que no; y entre amigos nos respetamos y nos cuidamos”. “Hasta sabés que podés tomar de más, porque tenés amigos que te van a acompañar”.

Algunos adultos piensan que la diversión de los jóvenes está muy relacionada con los excesos. ¿A ustedes qué les parece?

“Quizás si lo comparan con su época puede ser”. “Igual, los adultos ven todo desde su punto de vista, generalizan todo y siempre resaltan lo negativo”. “Por ejemplo, si ven a un grupito peleando a la salida del boliche, salen a decir que todos somos un desastre. No pueden ver que todo el resto del boliche se está divirtiendo muy tranquilo. Se quedan sólo con lo que hizo ese grupito y nos meten a todos en la misma bolsa.” “Pasa igual que con las noticias, sólo se quedan con lo negativo”.

“Los adultos ven todo desde su punto de vista, generalizan y siempre resaltan lo negativo.Se quedan con lo que hizo un grupito y nos meten a todos en la misma bolsa”.

¿Y qué pasa con el alcohol u otras drogas?¿Se puede salir sin consumir?

“Todo depende de vos”. “Algunos te dicen que no te tenés que juntar con los que consumen porque vas a terminar en la misma”. “Si salís con amigos que sabés que no andan en eso, está todo bien”. “Hay algunos que se pueden dejar llevar para hacerse ver o porque no quieren quedar colgados en el grupo, pero todo depende de cada uno y de aquellos con los que salgas”.

¿Divertirse no es lo mismo que estar feliz?

“¡No!”. “A veces terminás saliendo justamente porque no estás feliz, para olvidar las penas o las cosas que te pasan”. “Para distraerte”. “La diversión es sólo por el momento, termina eso que estás viviendo y se termina la diversión; ser feliz es un sentimiento, es algo que dura más tiempo”. “Ayer, por ejemplo, nos pasamos toda la tarde recordando anécdotas de cuando estábamos en los otros cursos: eso es ser feliz”.

La noche estrellada es una de las obras más reconocidas del pintor holandésVincent van Gogh. Se dice que el artista retrataba la ciudad desde la ventana de su habitación, en el hospicio de Saint-Remy, donde se encontró los últimos años de su vida.

“A veces terminás saliendo justamente porque no estás feliz, para olvidar las penas o las cosas que te pasan”.

Cada fin de semana —y cada vez más entre semana— la noche es el escenario que eligen muchos jóvenes como espacio de encuentro y diversión. Quizás como van Gogh, es allí donde elijen pintar muchos trazos importantes de sus días. Es verdad: a diferencia del artista, rehúyen de la soledad. Por el contrario, la compañía de otras personas significativas como sus amigos,es lo fundamental para garantizar un buen momento:“Si están mis amigos, todo va a estar bien”. En la adolescencia, el grupo de pares se vuelve un espacio fundamental para tramitar los intensos estados emocionales propios de esta etapa vital.
Como educadores o adultos que trabajamos con adolescentes y jóvenes, no está de más hacernos algunos interrogantes: ¿Qué espacios o modelos de diversión nos animamos a proponerles? ¿Acaso sostenemos una mirada que los enjuicia y por eso nos distancia? O por el contrario, ¿negamos algunas situaciones, al punto de reproducir una posición de abandono?
Como las estrellas en la pintura de van Gogh, quizás nuestro estar presentes pueda servir de inspiración en los proyectos de vida que nuestros adolescentes y jóvenes se animen a ensayar.

* Emiliano Reich es psicólogo, miembro del equipo de orientación y coordinador de pastoral de la escuela agrotécnica salesiana Ambrosio Olmos de Río Cuarto, Córdoba.

Por Emiliano Reich * • redaccion@boletinsalesiano.com.ar
Boletín Salesiano, abril 2018

Noticias Relacionadas

Trabajo para todos, menos para la niñez

Don Bosco en el mundo. En América, más de 8 millones de niñas, niños y adolescentes se encuentran en situación de trabajo infantil. ¿Qué está haciendo la Familia Salesiana?

¿Ya fue?

¿Ya fue? Salir de la pandemia y acompañar a los hijos adolescentes en el proceso.

Con los ojos al cielo

El mensaje de Don Ángel. ¿Qué creés que haría Don Bosco en una pandemia mundial? Te contamos nuestra teoría.

¿Ya no “da” ser católico?

Jóvenes y diversidad religiosa. Cuanto más pluralista es una sociedad, más difícil es asumir con convicción y vivir con coherencia una identidad religiosa concreta.