“Es un regalo estar aquí para celebrar la santidad de un hijo de Don Bosco”

Compartir

El Rector Mayor junto a la Familia Salesiana en vísperas a la canonización de Artémides Zatti

El Rector Mayor, Angel Fernández Artime, en la sala Paulo VI durante la ceremonia de homenaje en vísperas a la canonización del salesiano coadjutor Artémides Zatti.

El sábado 8 de octubre, por la mañana, se realizó en la sala «Pablo VI» del Vaticano la ceremonia de homenaje en víspera a la canonización del salesiano coadjutor Artémides Zatti. Los más de tres mil miembros de la Familia Salesiana y devotos del futuro santo, comenzaron a llegar desde temprano para participar de la eucaristía celebrada por el Rector Mayor, Angel Fernández Artime y de la posterior audiencia con el papa Francisco. 

Don Ángel Fernández Artime fue justamente uno de los primeros en llegar, acompañado de todos los miembros de su Consejo General, varios Inspectores, la Madre General de las Hijas de María Auxiliadora, Chiara Cazzuola y también Matteo Benassi, alcalde de Boretto, ciudad natal de Zatt

A las 10:00 de la mañana (hora local), comenzó la celebración de la Eucaristía, presidida por el Rector Mayor y concelebrada por decenas de salesianos: miembros del Consejo General, el Rector Mayor Emérito, Pascual Chávez, y varios cardenales y obispos.

“Su consagración religiosa, vivida en su profesión de enfermero, fue la síntesis de su vida dedicada a Dios y a sus hermanos.”

“Verdaderamente es un gran regalo estar aquí, como hijos e hijas de Don Bosco, para celebrar la santidad de uno de sus hijos: hermano humilde, sencillo, inmigrante, salesiano”, comenzó el Rector Mayor en su homilía.

Más de tres mil personas, miembros de la Familia Salesiana y devotos de Don Zatti, se hicieron presentes en la mañana del sábado para participar de la celebración

Luego recordó el testimonio que el propio Zatti ofreció en 1915 con motivo de la inauguración de un monumento en memoria del padre Evasio Garrone, figura central de su vocación. Allí el Rector Mayor citó y explicó la frase de Zatti que da origen a su lema de canonización: “Creyó, porque sabía por experiencia que María Auxiliadora lo ayudaba de manera visible. Prometió, porque siempre fue deseo ayudar a su prójimo en algo. Y habiendo Dios escuchado su siervo, sanó”.

Seguidamente el padre Ángel Fernández explicó que “el perfil profesional de Artémides Zatti, que comenzó con una promesa, estaba arraigado en la confianza en la Providencia, en una gran fe en el Señor y en un gran amor a Nuestra Señora Auxiliadora”. En todos sus deberes y servicios, «en el patio, arriba de su bicicleta, en su oficina de administrador, en la sala de operaciones o en otras salas del hospital, siempre fue un santo enfermero dedicado a curar y aliviar, trayendo la mejor medicina: la presencia alegre y optimista de la empatía”.

Una vida dedicada a Dios y a los hermanos

El Rector Mayor también quiso remarcar una vez más la vocación de Artémides como salesiano coadjutor: “Encontró en la figura del salesiano coadjutor el estilo de compromiso para trabajar directamente con los pobres. Su consagración religiosa, vivida en su profesión de enfermero, fue el conjunto de su vida dedicada a Dios y a sus hermanos”.

“Encontró en la figura del salesiano coadjutor el estilo de compromiso para trabajar directamente con los pobres.”

Luego subrayó también su fuerte devoción mariana, afirmando que toda su vida estuvo guiada y acompañada por el gran amor a María Auxiliadora. Y recordó que, como han escrito quienes han convivido con Artémides, al final del día o en los momentos previos a una operación importante era común verlo con el rosario entre las manos.

Por eso, concluyó, Artémides Zatti puede definirse con razón como «modelo de creyente y de salesiano coadjutor», asegurando que «será un santo intercesor por las vocaciones en la Iglesia y en la Congregación salesiana, en particular en la hermosa vocación de los salesianos coadjutores”.

Fuente: ANS – Agencia de Noticias Salesiana

Noticias Relacionadas

La ciudad de las bienaventuranzas

El mensaje del Rector Mayor. Así se desarrolla la obra salesiana de Chennai, en la India, que atiende a trescientas personas mayores y brinda formación profesional a los jóvenes.

Don Zatti, santo

Artémides Zatti es santo. Regalo para el Pueblo de Dios que sufre, cree y confía.

Zatti no es importante

Tras la canonización de Zatti. La celebración del 9 de octubre como el punto de partida para conocerlo, y que no debemos dejar desaparecer.

Don Zatti, la aventura de sanar

Zatti, la aventura de sanar. La canción creada por los hermanos Stefan Crescia e Isaac Aguilera tras la canonización de Artémides Zatti.