Trabajo para todos, menos para la niñez

Compartir

Erradicar el trabajo infantil en América Latina, un compromiso con aporte salesiano

Por Red América Social Salesiana
comunicacion@americasocialsalesiana.org

En América, más de 8 millones de niñas, niños y adolescentes de entre 5 y 17 años se encuentran en situación de trabajo infantil. Se trata de un fenómeno que priva a la infancia de su potencial y que resulta perjudicial para su desarrollo físico y psicológico. Además, el 69% de los niños realiza trabajos considerados “peligrosos” ya que atentan contra su seguridad y, por lo tanto, su dignidad. 

El principal sector productivo donde se evidencia a niñas y niños trabajando es la agricultura —más del 50% de la niñez trabajadora lo hace en esta actividad— siendo uno de los entornos más peligrosos, debido a la exposición de elementos externos y sustancias químicas tóxicas. Otras actividades que concentran mano de obra infantil son la minería, la pesca, el comercio informal, la atención en hotelería y transporte, la venta ambulante, los servicios domésticos —el 67% son niñas— y el trabajo en calle. En los sectores rurales el problema es todavía más grave, ya que la mayoría de los niños comienza a trabajar entre los 5 y los 7 años.

Empujados por la pobreza

Las circunstancias que provocan el trabajo infantil son diversas: la pobreza, las normas sociales que lo toleran, la falta de oportunidades de trabajo decente para los adultos, la migración y las emergencias sociales y sanitarias, como la pandemia de COVID-19. En países como Haití, por ejemplo, los niveles de pobreza extrema obligan a la niñez a realizar cualquier tipo de trabajo para poder sobrevivir. 

El trabajo infantil es la puerta a condiciones mucho más peligrosas; por su causa, 9 de cada 10 niñas y niños se exponen a situaciones de maltrato, separación de sus familias, enfermedades, abandono, tráfico de personas y prostitución.  

El 69% de los niños realiza trabajos considerados “peligrosos” ya que atentan contra su seguridad y, por lo tanto, su dignidad.

Además, las niñas y niños que trabajan tienen más probabilidad de sufrir fracasos escolares debido a los altos niveles de cansancio, la falta de asistencia regular a los centros educativos y la dificultad en el manejo del tiempo para cumplir con las tareas.

Poder hacer algo

Frente a esta realidad, los salesianos, a través de las obras sociales, atienden  diariamente a cerca de ocho mil niñas, niños y adolescentes en situación de trabajo infantil, principalmente en aquellos países donde esta realidad alcanza altos porcentajes. En México, Haití, República Dominicana, Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia, los salesianos cuentan con programas de hospitalidad, atención al rezago escolar, actividades de buen uso del tiempo libre, acompañamiento psicológico y reinserción social para las niñas, niños y adolescentes que trabajan o están en riesgo de hacerlo. Todo ello con la única finalidad de restituir, exigir y garantizar sus derechos, además de brindarles oportunidades de una vida digna

La Organización de las Naciones Unidas ha declarado el 2021 el año para la eliminación del trabajo infantil.

La Organización de las Naciones Unidas ha declarado el 2021 el año para la eliminación del trabajo infantil, y existen una serie de acciones que podemos realizar en conjunto, como sociedad, obras sociales e instituciones gubernamentales, para reducir los índices de niñez trabajadora: 

• Garantizar una educación inclusiva, equitativa, de calidad y gratuita. 

Monitorear proactivamente los sectores con alto riesgo de presencia de niñas y niños trabajando.

Asegurar la restitución de sus derechos y una adecuada reinserción social. 

• Promover una mayor eficacia en las políticas públicas, con planes de acción enfocados en la prevención. 

• Ofrecer un empleo de calidad a los adultos responsables del cuidado y protección de las niñas y niños.

Es responsabilidad de toda la comunidad ciudadana y eclesial que la infancia y juventud goce de una vida digna y justa. Don Bosco inició su tarea con este propósito hace casi doscientos años, y es él quien nos exhorta a continuar con su legado, para que, en un futuro, podamos tener una América sin trabajo infantil.

BOLETIN SALESIANO – NOVIEMBRE 2021

Noticias Relacionadas

¿Ya fue?

¿Ya fue? Salir de la pandemia y acompañar a los hijos adolescentes en el proceso.

Con los ojos al cielo

El mensaje de Don Ángel. ¿Qué creés que haría Don Bosco en una pandemia mundial? Te contamos nuestra teoría.

¿Ya no “da” ser católico?

Jóvenes y diversidad religiosa. Cuanto más pluralista es una sociedad, más difícil es asumir con convicción y vivir con coherencia una identidad religiosa concreta.

Una vez más, volver a estar presentes

Nuevo terremoto en Haití. En medio de una enorme crisis política y social, la Familia Salesiana atiende la emergencia.