La mitad de los chicos no hace suficiente actividad física

Compartir

El ejercicio es clave para el desarrollo físico y motor de los chicos, y para mantener un peso saludable. Además, tiene un impacto psicológico positivo al reducir la ansiedad y el estrés. Además tiene una importante función social ya que ayuda a integrar a los jóvenes con sus pares. Sin embargo, en la actualidad, con una oferta tecnológica creciente, el 45,4% de los niños y adolescentes que viven en centros urbanos de la Argentina registra niveles insuficientes de actividad física.

Esto significa que realizan menos de los sesenta minutos diarios de actividad física de intensidad moderada y vigorosa recomendados por la Organización Mundial de la Salud, que incluyen juegos al aire libre, clases de educación física y prácticas de deportes fuera del horario escolar, en clubes o gimnasios.

El dato se desprende de un estudio realizado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA a través del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, en el que se incluyeron más de 3.400 casos de todo el país. El informe destaca que el déficit de ejercicio es mayor entre las mujeres (11,7 puntos más que los varones), y también a medida que se incrementa la edad.

En el caso de la ciudad de Buenos Aires, la situación es todavía más grave ya que seis de cada diez chicos de entre 5 y 17 años no realizan suficiente actividad física y más del 80% no juega en forma activa al aire libre; esto es, no hace actividades como trepar, saltar o jugar a la pelota en plazas, parques y baldíos.

“En las ciudades más densamente pobladas se observó una mayor insuficiencia de actividad física en la infancia. Tiene que ver con que hay menos espacios verdes, menos oferta de juego al aire libre y una mayor percepción de la inseguridad ciudadana”, explicó a Ianina Tuñón, coordinadora del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA.

A la falta de actividad física se suma un comportamiento sedentario ya que el 61,8% de los chicos registra en promedio más de dos horas diarias de exposición a múltiples pantallas, como la televisión, la computadora y la tablet. “Cerca del 30% registró una conducta de riesgo al reunir insuficiente actividad física y comportamiento sedentario”, sostuvo Tuñón.

Para la experta, se debe concientizar a la población sobre la necesidad de ser más activos, con relativa independencia de las actividades físicas y deportivas. “Los adultos debemos dar el ejemplo, movernos más en nuestra vida cotidiana, usar la escalera en lugar del ascensor o elegir ir caminando del trabajo a casa en vez de usar el auto. Estas pequeñas decisiones son muy importantes en términos de actividad física”.

También hay mucho por hacer en las escuelas. El informe de la UCA reveló que el 48% de los niños y adolescentes tuvo durante 2013 menos de dos clases semanales de educación física, que deben estar garantizadas por las autoridades educativas. Este déficit fue mayor en la primaria y en chicos que asisten a escuelas públicas. “Deberíamos tender a tener más clases de educación física y de mejor la calidad; esto es,  que esas clases representen una actividad de moderada a vigorosa para niños”.

 

Fuente: www.perfil.com

Noticias Relacionadas

Nadie es huérfano en esta tierra

Plegarias, de Nicki Nicole. En la cultura del descarte, donde el otro parece indiferente, Nicki Nicole canta: “Buscáme”. ¿No debería ser esa nuestra respuesta?

Volver a estar juntos

Nota de tapa. Las puertas de los patios vuelven a abrirse y desatan la alegría: jóvenes que educan a otros jóvenes. Eso lleva la firma de Don Bosco. Y vos estás invitado.

Buscando su lugar en el mundo

Pastoral juvenil. Parroquias, oratorios, centros juveniles, universidades, escuelas, ¿son los únicos lugares para el encuentro de los jóvenes con Dios?

Más que mil palabras

Los memes de Internet. Son muy contagiosos y su principal objetivo es propagarse: ¿qué nos dicen sobre nuestra forma de comunicarnos?