Docentes y alumnos universitarios fabrican juguetes para entidades de bien público

Compartir

Un grupo de docentes y estudiantes de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata diseña y fabrica juguetes y rodados para niños, elaborados con material reciclado, que son donados a entidades de bien público y sin fines de lucro.

Uno de los últimos objetos fabricados fue entregado a la organización no gubernamental, “La máquina de los sueños”, ubicada en el barrio de “Las Quintas”, que asiste con contención educativa, recreación y aprendizaje de oficios a una comunidad de bajos recursos en la zona.

Este equipo de diseñadores industriales conjuga la labor académica con la práctica solidaria y el cuidado del medio ambiente con la premisa de que todos los niños tienen derecho a jugar.

Producir para aprender

A partir de la metodología de enseñanza implementada por la cátedra del Taller de Diseño Industrial, que genera el desarrollo de productos de muy baja complejidad para el aprendizaje de la actividad de diseño, surgió la idea de crear objetos lúdicos para entregarlos a entidades educativas de bajos recursos. Sobre este marco se desarrollaron juguetes y rodados infantiles adecuados y convenientes para el desarrollo psíquico- educativo de los niños en edades que van desde los 2 a los 6 años.

Como dato saliente del proyecto, cada uno de los diseños es producido bajo la lógica de la sustentabilidad, a partir del reciclado de materiales de desperdicio generados por descarte. Incluso, en algunos casos se utilizaron como insumo objetos que fueron desechados por los vecinos de la ciudad de La Plata luego del trágico temporal e inundación del abril de 2013.

La experiencia contó en un principio con la estructura de recursos materiales y humanos proporcionado por el colegio industrial San Vicente de Paul, en una vinculación pedagógica de mutuo interés generando instancias de articulación, optimizando prácticas pedagógicas entre estos niveles y constituyendo una base para el desarrollo de diversas instancias de trabajo, discusión y análisis, en beneficio de la calidad de la enseñanza y el aprendizaje en el sistema educativo en su conjunto.

El director del proyecto, Sergio Veliscek, remarcó que “hay otros objetos que se encuentran en instancia de construcción y esperamos poder finalizarlos para que puedan llegar a sus destinatarios, los niños”.

Este proyecto nació con la idea de relacionar dos niveles educativos, el universitario (carrera de Diseño Industrial) y el medio, Colegio Técnico, (San Vicente de Paul), de tal forma que los trabajos prácticos elaborados por alumnos en la cursada del Taller de Diseño Industrial 1, fueran materializados por alumnos de aprendizaje técnico secundario con asesoramiento y dirección de los estudiantes de la carrera de Diseño, llegando a resultados que pudieran ser donados a ONGs, instituciones educativas u otras organizaciones de bajos recursos.

En los últimos años, en muchas aulas de la Facultad de Bellas Artes ha ido ganando terreno el concepto de “aprender ayudando”. En ese sentido cabe recordar que en 2010 ganó un premio nacional el proyecto “aprendizaje solidario” que lleva adelante desde hace más de un lustro la cátedra Lenguaje Visual 3, que al final de cada curso lectivo dona toda la producción de sus alumnos -libros, cuentos y otros materiales didácticos- a distintas organizaciones de la Región que trabajan con pequeños socialmente vulnerables.

Todos los niños tienen derecho a jugar

Los docentes y estudiantes de Diseño Industrial explicaron que “la premisa del mismo es que todos los niños tienen derecho a jugar”, de manera que desde principios de año empiezan a trabajar pensando en prácticas que posibiliten un proceso de enseñanza-aprendizaje de calidad que, desde la idea primaria, contemple un producto final que será realmente utilizado por un pequeño de dos a seis años.

El estudiante, ya desde la facultad, ayuda a un niño diseñándole y fabricándole un juguete didáctico (o recreativo), y el uso que le da el pequeño y las observaciones de sus tutoras le posibilitan corregir errores o directamente mejorarlo.

 

Fuente: www.eldia.com

Noticias Relacionadas

El sol siempre sale

Nota de tapa. Desde la obra de Don Bosco se abren oportunidades de educación y trabajo a partir del desarrollo de las energías renovables.

“Pensar la vuelta, pensar de vuelta”

Nuevo libro del salesiano Ariel Fresia. Límites y posibilidades de la escuela frente al cambio, en el contexto de la pandemia.

Lo urgente y lo importante

Elecciones 2021. Trabajo, protección social, medioambiente, salud, educación: las elecciones legislativas, una oportunidad para debatir algunos de los “grandes temas”.

“Septiembre siempre llega”

Los irrecuperables, disponible en Vimeo. El 16 de septiembre es el Día de los Derechos de los Estudiantes Secundarios: hacer memoria sobre nuestro pasado reciente.