“María Auxiliadora, Maestra de nuestros corazones”

Compartir

Miles de personas celebraron y peregrinaron en su día.

Imagen: Santiago Tedín

Por: Delfina Lizaso

redaccion@boletinsalesiano.com.ar

El pasado viernes, la Basílica de María Auxiliadora y San Carlos se iluminó más que nunca. Niños, jóvenes, adultos y ancianos se encontraron en la Basílica y peregrinaron en el barrio porteño de Almagro para celebrar a la Virgen en su día.

La misa fue presidida por el Obispo de Buenos Aires, Jorge García Cuerva, quien destacó cuatro acciones para aprender de “Maria Auxiliadora, Maestra de nuestros corazones”.

La primera acción nos invita a pedirle a la Virgen que nos enseñe a ponernos en camino, que aprendamos a salir de nosotros mismos para ver a quienes tenemos a nuestro lado, así como cuando María pensó que su prima Isabel podría necesitarla y fue a buscarla. Los miedos y las preocupaciones, no deben detenernos. “Creo que todos estamos pasando por situaciones difíciles y tenemos dos caminos ante esto: quedarnos en nuestras casas quietos, o salir de nosotros mismos y no acostumbrarnos a estar mal (…) Ponernos en movimiento no solo con los pies sino también con el corazón», expresó el Obispo.

La misa fue presidida por el Obispo de Buenos Aires, Jorge García Cuerva.
Imagen: Santiago Tedín

Cuando María se presentó en la casa de su prima, lo hizo principalmente con respeto. Ingresar en la vida del otro es entrar en tierra sagrada. Por eso, la segunda acción, es pedirle a la Virgen que nos enseñe a entrar con respeto en la vida de los demás. No para criticar, ni condenar “como si estuviéramos realizando un allanamiento en el corazón de las personas”, sino para ponernos en los zapatos del otro y tener la empatía como valor fundamental.

Como tercera acción, le pedimos que nos enseñe a saludar de la misma forma que Ella lo hizo con Isabel, porque cuando se saluda, se está reconociendo al otro como persona: “Cuando hay dificultades entre nosotros, lo primero que hacemos es dejar de saludar, hacer la cruz. A veces creemos que lo contrario del amor es el odio. Pero no, si yo te amo te tengo presente, si te odio, también. Lo contrario del amor, es la ignorancia como no saludar al otro (…) Cuando te saludo te miro a los ojos y te reconozco como hermano, y eso significa que ambos tenemos la sangre de Dios.”

Los presentes se reconocieron en ese vínculo de hermandad al saludarse en la misa, al abrazarse, sonreírse y darse la paz. En la celebración de la Madre, todos se vieron reunidos para darle el mejor regalo: la unidad de sus hijos. 

Como gesto final, se realizó una emocionante peregrinación alrededor del barrio porteño de Almagro.

Finalmente, como última enseñanza, nos invitó a pedirle a María que nos enseñe a estar alegres en momentos difíciles, que no nos ganen las protestas, las preocupaciones. Que nos enseñe su Alegría, puesta en su hijo Jesús: “Él es la razón de toda Alegría y también tiene que ser la razón de nuestra Alegría porque no existe cristiano si no está alegre”. El Obispo explicó que, si bien no tenemos que negar nuestros problemas, no podemos estar todo el tiempo mirando la parte del vaso vacía. Nuestra vida tiene que tener un fondo de Alegría: “Tenemos que empezar a limpiar la mirada con las lágrimas del corazón y así darnos cuenta que no es todo un desastre. Tenemos motivos para agradecer todos los días, como este momento que estamos viviendo en esta misa”, concluyó.

Como gesto final, se realizó una emocionante peregrinación alrededor del barrio de Almagro. Entre canciones, miradas y reencuentros, los presentes regresaron a la Basílica y la celebración llegó a su fin, teniendo como principal intención a toda la familia y la Obra Salesiana del mundo, para que María siga siendo siempre la Maestra que enseña, reúne y acerca a sus hijos.

BOLETÍN SALESIANO DE ARGENTINA – MAYO 2024

Noticias Relacionadas

Hacerse escuchar

Mendoza. “El Campito”: la radio donde los jóvenes tienen voz propia.

“Para ser protagonistas hay que animarse a soñar”

A un año de la inauguración de la inspectoría Laura Vicuña. Entrevista a Silvia Boullosa, Inspectora de las Hijas de María Auxiliadora de Argentina.

«No podemos pensar la economía si no es al servicio de los jóvenes»

Hijas de María Auxiliadora. Entrevista a la hermana Ena Veralís Bolaños, Ecónoma General del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora.

“Las semillas de Main siguen dando frutos”

Hijas de María Auxiliadora. El proyecto del Instituto Maria Auxiliadora de Rawson prevalece en el tiempo.