Si hablamos de personas mágicas…

Compartir

Tomás: animador, amigo e hijo.

El año pasado la Escuela Agrotécnica Ambrosio Olmos, de Río Cuarto, Córdoba, le dijo adiós a Tomás, un estudiante de sexto año y animador del Movimiento Juvenil Salesiano, quien sufrió un accidente vial en el que perdió la vida. 

En el mes de diciembre, su mamá Romina escribió unas líneas para compartir en el día de la colación del curso. A un año de su partida, te compartimos el mensaje del colegio y la carta de su mamá que nos recuerda la presencia y el sostén de Dios en los momentos más difíciles.

Volar al patio grande

«Nuestro querido Tomás era alumno de nuestra escuela desde 2017 (1er año) con la particularidad de que no solo estudiaba aquí, sino que vivía de lunes a viernes, ya que Tomi era de Mackenna, y nuestra propuesta educativa incluye la posibilidad de albergue para los varones que vienen desde muy lejos. 

Cuando estaba en 5to año comenzó a participar activamente del Movimiento Juvenil Salesiano, realizó la experiencia de Saltimbanqui y nos compartió en el IBECCHI 2022 lo que le gustaba estar con los más chiquitos de la escuela y hacerlos jugar

Tengo que escribir estas líneas en pasado porque el 1 de julio de 2023 nos dejó, para volar al patio grande. Por aquellos días estábamos terminando una semana más en nuestra escuela y se podía escuchar en la galería a los chicos y chicas de la promo 23, curso de Tomás, como organizaban una juntada para esa misma noche. Como tantas veces pasa por acá, el deseo de poder juntarse todos o la mayoría en alguna salida es muy querido por los jóvenes ya que son de distintas localidades. Esa tarde saludamos a Tomi, como un viernes más, sin imaginar que ya no volvería. Amanecimos el sábado con la triste noticia que regresando a su casa, luego de compartir la juntada con sus compañeros, en la localidad de San Basilio, un trágico accidente vial lo dejó sin vida. 

Fue y es una marca que no se borrará del corazón de los educadores de esta casa y mucho menos de quienes fueron más que compañeros, hermanos, en este camino de siete años viviendo juntos en la escuela. 

Al llegar el día de la colación de este curso, en diciembre de 2023, Romina, la mamá de Tomi, quiso regalarnos estas líneas, que decidimos junto a ella compartir con todos, porque no tenemos duda de la presencia y el sostén de la Gracia de Dios en la vida de Romina y de toda la familia. No tenemos duda de la presencia de la Auxiliadora acompañando a quienes quedamos en la escuela con un gran vacío por no verlo más a Tomi en el patio, con su tan esperada remera de Promo 23, porque tenemos la certeza que Tomás como buen animador del MJS que era, estará feliz que a un año de su partida lo recordemos de esta manera, haciendo llegar las palabras de consuelo que su propia mamá nos compartió a todos y hoy puede ser de ayuda para quienes hayan perdido un ser querido».

¿Qué son las personas mágicas?

Hola, ¿cómo están? Felices, emocionados, un poco tristes. Veo algunas mamás que ya se les escapa una lágrima.

Tengo una pregunta para hacerles… ¿saben lo que son las personas mágicas?

Bueno, les cuento: las personas mágicas existen. aparecen de la nada. Son aquellas que saben ganarse la confianza rápido y de forma inesperada. De pronto, un día llegan a tu vida, empiezan a hablar de todo, de alegrías, daños, experiencias, penas y heridas.

Cuando te das cuenta, no recuerdas cómo era tu vida antes de conocerlas. Allí están, llegan a tu universo para darle un aire más liviano, para brindarte su amistad, su mano y elevar su energía juntos. Llegan para abrazarte cuando más rota estas y muchas veces para quedarse. Esas son las personas mágicas…

No es fácil encontrar el momento y el espacio para dejar hablar al corazón, por eso hoy decidí regalarles estas palabras, para que les queden grabadas en sus recuerdos… 

Hoy recuerdo, allá por el año 2017, cuando por primera vez los ví. Todos tímidos, con mucha vergüenza e inseguridad al comenzar un nuevo camino, recuerdo ayudar a Tomás a preparar su espacio y verlo hacer nuevos amigos (el con ustedes y yo con sus familias).

¡Cómo sufrí despegarme de él aquellos días! Y de seguro a muchos aquí les pasó lo mismo. Siempre fueron revoltosos, inquietos y muy pícaros. Muchas veces hicieron enojar a más de uno con sus travesuras, pero ya todo quedó en el cajón de los recuerdos, y algún día eso sacará una sonrisa. Pero por encima de todo quiero que sepan que tienen un corazón gigante.

El tiempo pasó, aprendieron a crecer, a ser más amigos, construyeron nuevos vínculos, conocieron la frustración cuando algo no salía bien o al menos como esperaban, compartieron juegos, comidas, horas de estudio, tristezas y muchas alegrías.

Hoy están aquí, para decirle adiós a la escuela, su segundo hogar durante estos años. Llega a su fin una etapa de esfuerzo, trabajo y anhelos. Emprender nuevos caminos siempre implica una despedida, algunos se quedaron en él y hubo quien se nos adelantó en decir adiós.

Hoy se me mezclan las emociones, me invade la felicidad, pero también la tristeza… ¿por qué? Porque aprendí a quererlos a través de Tomás, porque éste era su lugar, que también hice mío, porque ustedes eran sus hermanos y los siento también un poco hijos míos. Aquí, con todos ustedes mi Tomy fue inmensamente feliz.

Hoy se abren las puertas, ya es hora de que desplieguen esas alas por las que tanto han trabajado durante estos siete años. Esas alas que cada miembro de esta comunidad se encargó, entre risas y caras serias, de descubrir y hacer que crezcan y se fortalezcan mientras transitaban por la escuela. Tomy hoy les diría: «ósea chabon».

Aprovechen cada día, no dejen que termine sin haber aprendido un poco, sin haber sido feliz, sin haber alimentado sus sueños. No dejen nunca de soñar, no se dejen vencer por el desaliento, caminen por la vida sin pensar en los obstáculos, disfruten la vida siempre con una sonrisa, cuiden su vida como si fuera el regalo más preciado, sueñen en grande y vayan tras esos sueños. Y nunca pasen por un lugar, sin dejar huellas…

Estoy segura de que Tomás desea que con su sabiduría, su imaginación, sus sueños y hechos, se atrevan a saber más, a pensar siempre en lo mejor, pero sobre todo, se atrevan a ser libres.

Y recuerden que: nadie alcanza la meta en un solo intento, ni alcanza altura con un solo vuelo, nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces. Nadie debe vivir sin cambiar, sin ver cosas nuevas, sin tener la capacidad de corregir sus errores.

Tomy los quería tanto y a través de él yo llegué a quererlos mucho también. Hoy agradezco a Dios y a mi amado Tomás, mi bebé, por haberme hecho este regalo tan lindo.

Ahora como mamá les digo, nunca bajen los brazos, que por más duro que sea el momento seguro va a pasar, el dolor no será para siempre, lo bueno siempre llega, la oscuridad no es eterna, no piensen en los obstáculos, piensen en el éxito, que algún día sus ojos verán lo que tanto soñaron y por lo que tanto se esforzaron.

Abran esas alas y enfrenten al mundo en busca de lo que quieren, y como dijo el Papa Francisco:

Sean santos sin velos, ni sotanas. Sean santos de jean y zapatillas, que van al cine, escuchan música y pasean con sus amigos. Que colocan a Dios en primer lugar, sobresalgan en la universidad, busquen tiempo para rezar.

Sean santos modernos, del siglo XXI, comprometidos con todo lo que hacen, vivan en el mundo y no tengan miedo.

Sean santos que amen la eucaristía, pero que también toman una cerveza y comen una pizza con sus amigos.

Sean santos que les guste el cine, el teatro, los conciertos, el baile, el deporte. Sean sociables, abiertos, amigos, alegres, compañeros.

¡Sean siempre lo que ya son… personas mágicas!

Y a ustedes, padre Juan, Juanjo, Eugenia, profes, a todos los miembros de esta comunidad. Sin duda alguna han sido pilares fundamentales de nuestra historia. Han formado una parte importante de ella recibiendo en sus aulas a niños y niñas, que ahora son adultos. Se comprometieron no solo académicamente con su labor, sino que también se han convertido en familia para todos. 

Tomás y creo que todos, volvían a casa muy contentos y felices de ser parte de la escuela. El éxito de estos jóvenes también se lo debemos a ustedes, por acompañar y formar personas comprometidas y que aman lo que hacen.No solo fueron formadores y compañeros, fueron ese amigo cercano que extendió la mano, cuando más se lo necesitaba, que prestó su hombro en un momento difícil también.

Seguro quedan muchas anécdotas para contar, porque aquí no solo hay maestros, si no que grandes amigos que todos llevaremos en nuestros corazones. Hoy les digo gracias por formar personas mágicas. ¡Jamás los olvidaremos!

Ahora sí, es el tiempo de la despedida. Ahora comienza un nuevo camino y hay que emprender vuelo. Les digo hasta pronto sintiendo que algo ha terminado… pero seguramente debe ser porque algo mucho mejor está por comenzar.

¡Los quiero mucho!

Romina – Tomás

BOLETÍN SALESIANO DE ARGENTINA – JULIO 2024

Noticias Relacionadas

La historia sin fin

Don Bosco en Bernal. Un gran pasado, un valioso presente y un hermoso futuro.

Los sueños se cumplen

Por los Jóvenes Dylan, Leo y Maxi, jóvenes de Villa Itatí. pudieron ver a su equipo de fútbol en el estadio y conocer a sus ídolos

Una propuesta salesiana que vale el doble

Obra de Don Bosco en Argentina. El club de básquet Don Bosco de la ciudad de Corrientes.

Hacerse escuchar

Mendoza. “El Campito”: la radio donde los jóvenes tienen voz propia.