¿Quién compuso el “Candombe del Oratorio”?

0
1501

Es uruguayo y hoy tiene 77 años. Escribió la melodía mientras viajaba en colectivo y pensó la canción para que todos la podamos cantar.

Si participaste en algún encuentro del Movimiento Juvenil Salesiano, seguro que lo cantaste: el Candombe del Oratorio es un tema muy conocido; sin dudas, mucho más conocido que su autor. El sacerdote Jorge Martínez Lena vive en Montevideo, donde atiende la iglesia de la obra salesiana de Maturana. A sus 77 años prepara cada día un PowerPoint con las canciones para las celebraciones. Compartimos un extracto de la entrevista que le realizaron Juan Pablo Vallejos y Cristóbal Vier, disponible en YouTube.

¿Qué significa la música para usted?

Mi familia es muy musiquera. En 1973 se organizó un concurso de canto por televisión donde participaron 140 familias del Uruguay, y sacamos el segundo puesto. 

A los diez años entré al aspirantado salesiano. Y desde 1955 hasta hoy he estado en el coro, en la banda. Cuando éramos estudiantes de teología hicimos un grupo de folclore. Hacíamos covers de Los Fronterizos, Los Chalchaleros. La música para mí es algo vertebral. Cuando llegó el Papa (Juan Pablo II) a Uruguay en 1987, me pidieron que me encargara de la música. Juntamos cinco coros y tocamos con la Orquesta Sinfónica Nacional. Creo que en el cielo, los primeros cuatrocientos años voy a estar tocando alguna cosa junto a Bach.

¿Cómo nació El Candombe del Oratorio?

Cuando vino el Papa, yo era director de los estudiantes de Teología. Y uno me dice: “Jorge, tendríamos que hacer una canción para los oratorios” .Eso fue a la tarde. A la noche yo tenía una charla en un colegio. Y en el ómnibus, mientras iba parado, se me fue ocurriendo la melodía. Cuando llegué de vuelta a casa escribí la música, y empecé a trabajar después la letra.

Lo importante para mí era que la gente se enganchara. “Venimos porque Don Bosco es un padre bueno que quiere a todos”. “Do, re, do re…”: son dos notas. Entonces es fácil. “Venimos de todas partes”, lo típico del Oratorio. “Gritamos, porque nos gusta”. En algunos lugares dicen “cantamos”, pero es “gritamos”. Porque Don Bosco dijo: “Corran, salten, jueguen, griten… pero no ofendan a Dios”.

Lo importante para mí era que la gente se enganchara.

Y después, el año siguiente, como fue el aniversario de la muerte de Don Bosco, le añadí una estrofa más: “Sabemos que nuestro Padre, Don Bosco, siempre sonriente… nos mira desde su cielo, y hace cien años que cada día nos quiere más”.

¿Qué siente al saber el alcance y la fama de esta canción?Nunca hice una grabación formal. Como decía Antonio Machado: “Hasta que el pueblo las canta, las coplas, coplas no son. Y cuando las canta el pueblo, ya nadie sabe el autor. Esta es la gloria, Guillén, de los que escriben cantares: oír decir a la gente que no los ha escrito nadie”.

BOLETÍN SALESIANO – MARZO 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí