Después de todo

Compartir

Por Otto Kalenberg, sdb
okalenberg@donbosco.org.ar

Distinto 

Distinto el modo de seguir, 
distinto el modo.
Distinto el modo de esperar, 
distinto todo.

Distinto el cielo en el umbral 
distinto el cómo. 
Mirar la vida desde tan 
distinto todo. 

En el naufragio una canción 
cruza el asombro, 
para abrazarte una vez más 
después de todo. 


Sin la respuesta caminar 
codo con codo. 
En este tiempo en que no hay tiempo 
todo es distinto y es igual 
de cualquier modo. 

Buscar un signo una señal, 
un gesto un tono. 
Para empezar a imaginar 
el día después que llegará 
quien sabe cómo. 

Artista: Teresa Parodi
Álbum: Después de todo (2021)

Después de todo es el nombre del nuevo trabajo de la correntina Teresa Parodi, un disco que ve la luz en medio de la pandemia y que busca ilustrar el gran paisaje del noreste argentino. En una entrevista, la cantautora comparte que el título del disco sale de una frase de la canción Distinto, que trata de poner esperanza a todo lo que vendrá después de este tiempo que nos ha paralizado; para ella la música es ese abrazo que nos ayuda a mantenernos vivos. 

Esta canción, Distinto, es la primera del disco y es una linda invitación a pensar en todas aquellas cosas que tomaron un color distinto y nos hicieron ver la realidad de otra forma. Te comparto algunas frases para meditar esta melodía andante y circular tal como la definió Teresa.

“Distinto el modo de seguir… de esperar… distinto todo”:¡aprendimos cosas nuevas!”, “¡ya no somos los mismos de antes!”, y otras frases son las que más se escuchan en muchos lugares. Este tiempo distinto nos des-instaló de todos aquellos aprendizajes que naturalmente hemos aprendido, nos ayudó a evaluar nuestros comportamientos y dejar lo bueno de cada uno de ellos. Estamos distintos, después de todo.

“Mirar la vida desde tan distinto todo”: cada uno desde su ser más auténtico fue siendo “esencial” para otros. Nos redescubrimos con los dones más maravillosos que podemos donar y desde allí todo fue teniendo otro sentido. La vida es frágil y es un instante en la eternidad de Dios, pero no deja de ser menos importante, y es en ese momento donde surgen las preguntas existenciales más profundas. 

“Sin la respuesta caminar codo con codo”: caminar juntos es la clave, y la actitud es hacerlo con un ritmo lento y pausado, como si lleváramos de la mano a un anciano con su lento andar o a un niño que recién da sus primeros pasos. Es el caminar con paciencia con aquel que inicia el camino junto con aquel que lleva un largo recorrido. 

“Para abrazarte una vez más después de todo”: el anhelo más esperado durante este tiempo fue el de fundirnos en un gran abrazo con aquellos que necesitamos compartir los latidos del pecho. Abrazos silenciosos que lo dicen todo y que nos regalan una dosis de afecto y serenidad, de saber que estamos acompañados, a pesar de todo.

Para tomarse un ratito de reflexión:

– ¿Qué es aquello que en este último tiempo descubrís como distinto en tu vida?

– ¿Cuáles son tus dones?

– ¿Desde dónde te “parás” para mirar la vida? 

– Te invito a que recuerdes el abrazo del reencuentro con alguien que anhelabas ver y posteriormente intentes registrar todo lo que pasó por tu corazón en ese momento.

BOLETÍN SALESIANO DE ARGENTINA – ABRIL 2022

Noticias Relacionadas

Siempre es hoy

Tiempo de florecer El regalo mas importante de Dios es nuestro regalo.

Cuando no soltás…

A veces necesitamos soltar... ¿Qué emoción, qué vínculo, qué tarea necesitás soltar hoy?

¿Cuántos “likes” merece una amistad?

¿Estamos realmente conectados entre nosotros? ¿Cuántos “likes” merece una amistad?

Volver por un instante

El niño, de La Delio Valdez La realidad de la infancia de las diversas e innumerables periferias, de territorio adentro.